Al Qaeda vincula la suerte de los tres soldados secuestrados en Irak a que EE UU abandone su búsqueda

Estados Unidos lanza una espectacular operación de rescate con 4.000 efectivos apoyados por aviones, helicópteros y satélites.-Una bomba mata a un soldado danés en Basora

La organización Estado Islámico en Irak, un grupo que actúa bajo el paraguas de Al Qaeda, ha exigido al Ejército de Estados Unidos que aborte las labores de búsqueda de los tres soldados estadounidenses dados por desaparecidos el pasado sábado tras un ataque a una patrulla militar al sur de Bagdad. "Vuestros soldados están en nuestro poder. Si quieren que sigan sanos y salvos dejen de buscarlos", advierte este grupúsculo terrorista en un comunicado colgado en una página usada por la insurgencia iraquí para transmitir sus mensajes.

El mando militar de Estados Unidos en Irak ha lanzado una operación masiva, en la que participan 4.000 efectivos, según la cadena Foxnews, para hallar a los tres uniformados que fueron víctimas de una emboscada en la noche del viernes al sábado. Los militares presuntamente secuestrados formaban parte de una patrulla de ocho hombres (siete estadounidenses y un intérprete iraquí) que fue atacada a 20 kilómetros al oeste de Mahmoudiyah. Cinco de ellos, incluido el iraquí, murieron en el ataque y tres fueron dados por desaparecidos. El autodenominado Estado islámico de Irak, una alianza de grupos sunitas encabezados por la rama iraquí de Al Qaeda, se atribuyó ayer el secuestro de los militares en otro comunicado.

"Estamos usando todos los medios, incluso satélites", ha declarado el teniente coronel Christopher Garver, portavoz de la armada estadounidense. Aviones y helicópteros vuelan a baja altura, así como patrullas motorizadas y a pie peinan la zona. La búsqueda se concentra en el llamado Triángulo de la muerte, que une las localidades de Youssufiyah, Mahmoudiyah y Latifiyan, justo al sur de la capital iraquí, una región atravesada por canales de riego y bosques de palmeras datileras.

Ataque a soldados daneses

Al menos un soldado danés ha perdido la vida y otros cinco han resultado heridos al estallar una bomba al paso de su vehículo cerca de Basora, al sur de Irak, ha anunciado esta tarde un portavoz del Ejército de Dinamarca. Este ha sido el último episodio de violencia de una nueva jornada aciaga, tras el atentado que ayer costó la vida al menos a 50 pèrsonas en Makhmour, a 300 kilómetros de Bagdad. Al menos ocho personas han muerto en dos ataques, uno contra un puesto de control de la Policía en Baquba, al noreste de Bagdad, y el otro en un ataque con mortero contra un mercado de Zafaraniyah, un barrio chií situado al sureste de la capital, según ha informado la Policía. Además, en Baquba, tres agentes han sido asesinados por hombres armados en Baquba, ha indicado la policía local.

Dos antiguos miembros del partido Baaz, en el poder durante la dictadura de Sadam Hussein, han sido abatidos en dos ataques distintos en Mosul. Además, el cuerpo de una mujer muerta por arma de fuego ha sido hallado en la loculada de Hafriyah. Así mismo, las autoridades han hallado un total de 22 cadáveres con evidentes señales de haber sido torturados en las calles de Bagdad en las últimas 24 horas, según informaron fuentes policiales.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Soldados de EE UU patrullan la zona de un ataque hoy en Bagdad
Soldados de EE UU patrullan la zona de un ataque hoy en BagdadREUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS