La carrera por el relevo en el Laborismo británico

Brown reconoce "errores" en Irak al anunciar su candidatura para suceder a Blair

El aspirante afirma que cumplirá los compromisos de Reino Unido con Bagdad.- Educación y Sanidad, prioridades del candidato

Londres / Madrid - 11 may 2007 - 11:48 UTC
Brown sonríe ayer a su salida del número 11 de Downing Street.
Brown sonríe ayer a su salida del número 11 de Downing Street.AP

El aspirante a suceder a Tony Blair al frente del Gobierno británico y del Partido Laborista, Gordon Brown ha confirmado esta mañana su candidatura con un repaso a sus prioridades. Brown no se ha desmarcado de la estrategia de Blair para Irak, que tanto ha desgastado al primer ministro saliente, pero sí ha reconocido que Reino Unido ha cometido "errores" en ese conflicto. Blair nunca ha admitido directamente dichos errores. "Lucharemos contra el terrorismo no sólo mediante vías militares y siempre trabajando con nuestros aliados", ha señalado Brown en un guiño a Estados Unidos. Así mismo, el aspirante ha indicado que sus prioridades son la Sanidad y la Educación.

Más información

"Mantendremos nuestras obligaciones con el pueblo iraquí, hay obligaciones que forman parte de la resolución de la ONU, que están para apoyar la democracia", ha indicado el posible primer ministro, quien aunque ha reconocido que en Irak se han cometido errores, no ha querido mencionar ninguno en concreto.

Asimismo, Brown ha asegurado que le gustaría conversar con los responsables del Gobierno iraquí y con las fuerzas británicas destinadas en el país. "Pienso que en los próximos meses cambiará el énfasis, nos concentraremos más en la política de reconciliación en Irak, nos concentraremos más en el desarrollo económico para que el pueblo de Irak sienta que tiene una apuesta por el futuro del país", ha añadido Brown.

Apoyo de Blair

La lucha contra el cambio climático y el fortalecimiento de la economía son otros de los retos que se ha marcado el todavía ministro del Gobierno de Blair. Éste, su despedida de ayer no dijo ni palabra sobre Brown (su más que probable sucesor). Pero su apoyo oficial en la carrera sin rivales para sucederle no ha tardado en llegar. Esta mañana, según ha informado Downing Street, Blair ha respaldado a Brown.

"Estoy absolutamente encantado de ofrecer mi pleno apoyo a Gordon para que sea el próximo líder del Partido Laborista y el próximo primer ministro y de respaldarle completamente", ha declarado Blair un día después de anunciar que dimitirá el 27 de junio. El de hoy es el primer apoyo expreso mostrado por Blair en favor de su todavía ministro de Economía. "Pienso que tiene lo que hay que tener para liderar el partido y también el país. Tiene un extraordinario talento", ha añadido sobre su titular de Finanzas, de 56 años, que ambiciona estos cargos que ambiciona desde que Blair le tomó la delantera en 1994.

Brown parte como claro favorito en las primarias que se celebrán en las próximas semanas. Los únicos que osan disputarle el puesto son dos diputados del ala izquierda laborista que no tienen ninguna posibilidad de ganar y sólo aspiran debatir sobre el rumbo del partido en las casi siete semanas de primarias.

Por otra parte, en un debate parlamentario, el líder conservador, David Cameron, llegó a calificar al gabinete de Blair como "el Gobierno de los muertos vivientes". Los liberal-demócratas, por su parte, han presentado una moción parlamentaria en la que piden a la Reina que disuelva el Parlamento y convoque elecciones generales. En una primera encuesta difundida hoy por la BBC, Brown inspira menos confianza a los electores británicos que Cameron, a quien consideran más sensible a sus preocupaciones.

Bush echará de menos a Blair

Entre las reacciones a la despedida de Bliar, destaca la del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, que afirmó que le echará de menos al tiempo que expresó su disposición a colaborar con su probable sucesor. En declaraciones en el Pentágono tras asistir a una sesión informativa sobre Irak, Bush alabó al primer ministro como "alguien capaz de pensar más allá, de pensar en el largo plazo". Le consideró "un hombre de palabra, lo que a veces es raro en los círculos políticos" en los que se mueve.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50