Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oficina de Blair niega que vaya a dimitir como primer ministro la próxima semana

El jefe del Ejecutivo británico renunciará a su cargo como líder del Partido Laborista

La oficina del primer ministro británico ha desmentido hoy las informaciones que aseguran que Tony Blair va a dimitir la semana que viene como jefe del Ejecutivo del Reino Unido. Blair avanzó el martes que daría un anuncio importante; pero no se refería a su salida de Dowing Street sino a su dimisión como "líder del Partido Laborista".

"El único anuncio que el primer ministro hará la próxima semana será respecto a su renuncia como líder del Partido Laborista". El propio Blair provocó las dudas al asegurar en un acto en Escocia que "en unas pocas semanas ya no será el primer ministro de este país", y avanzó, en referencia a su colega Gordon Brown, que sería un escocés el que le relevaría.

La oficina del presidente sale al paso de una información divulgada hoy por la agencia británica Press Association que asegura que Blair comunicará el día 11 a los laboristas de su circunscripción la renuncia a su escaño de diputado en cuanto abandone el Gobierno. Preguntado sobre estas conjeturas, el portavoz ha afirmado: "Están equivocados. El único anuncio que hará (el primer ministro) la próxima semana es sobre su futuro como líder del partido".

Según la citada agencia, Blair pensaba viajar el día 11 hasta su circunscripción de Sedgefield, al norte de Inglaterra, para informar a sus compañeros laboristas de su intención de dimitir como parlamentario en cuanto deje Downing Street. Se espera que Blair anuncie la próxima semana -el 9 ó 10- su dimisión como líder laborista y, por lo tanto, como primer ministro.

Con ese anuncio, empezará un proceso de siete semanas para elegir al nuevo líder del partido, que, automáticamente, se convertirá en el nuevo Jefe de Gobierno británico. El ministro de Hacienda, Gordon Brown, se perfila como favorito para suceder a Blair y puede convertirse en primer ministro el 30 de junio o el 1 de julio, según los medios británicos.

Una vez elegido el nuevo líder laborista, Blair dejará oficialmente el poder y su sucesor tendrá que acudir al Palacio de Buckingham, donde la reina Isabel II le pedirá que asuma como primer ministro. Otros ex primeros ministros, como Margaret Thatcher o John Major, continuaron por un tiempo como diputados tras dejar el poder.