Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bayrou asegura que no votará a Sarkozy en las presidenciales galas

Una encuesta afirma que el candidato conservador ganó el debate televisivo de ayer frente a Royal

El dirigente centrista francés François Bayrou ha asegurado que el domingo próximo no votará por el conservador Nicolas Sarkozy en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales y ha dejado en suspenso su intención de voto acerca de Royal. En la primera vuelta de los comicios, el 22 de abril, Bayrou logró cerca de siete millones de votos. Su apoyo es decisivo para los canidatos que aún compiten por el Elíseo, Sarkozy y Royal. Ambos debatieron ayer ante las cámaras y según una encuesta, realizada por Opinonway Sarkozy, fue mas convincente para el 53% de los espectadores, frente a un 31% que se decanta por Royal. El programa fue emitido en nueve cadenas de TV y seguido por unos 25 millones de espectadores.

La candidata del Partido Socialista (PS) francés adoptó la estrategia del ataque, reprochando a Sarkozy su gestión a su paso por el Ministerio galo del Interior. "Nicolas Sarkozy no ha perdido, pero Ségolène Royal ha ganado", indica elocuentemente el diario izquierdista Libération. Por su parte el conservdor Le Figaro apunta la templanza de Sarkozy y la arriesgada postura de Royal. Así mismo, destacados dirigentes de las formaciones que encabezan Royal y Sarkozy claman victoria para sus líderes.

La seguridad fue uno de los temas estrella. "Hoy los franceses se preocupan por el aumento de la violencia" dijo la candidata socialista, señalando que "las agresiones han amentado desde 2002" cuando "usted habló de tolerancia cero" siendo ministro del Interior. A las afirmaciones de Royal, el candidato del partido gubernamental Unión por un Movimiento Popular (UMP) respondió que él se encontró con una situación de seguridad que "había explotado" tras el Gobierno socialista de Lionel Jospin y defendió su gestión al asegurar que en la actualidad hay en Francia "un millón menos de víctimas".

Debate crispado

Cuando Sarkozy y Royal trataron las cuestiones socioeconómicas, las más importantes para los franceses según los estudios de opinión, se vivieron otros de los momentos más intensos del debate. Fue Sarkozy quien lanzó la primera pregunta de difícil respuesta a Royal. Sobre las 35 horas semanales en Francia, Sarkozy interrogó a Royal: "¿Usted quiere, como está previsto en el programa de los socialistas generalizar las 35 horas a todo el mundo?". Royal, quien reconoció que la medida aprobada por Jospin "había causado dificultades", respondió que ella entendía necesario el "discutir" hasta qué punto pueden ser "generalizadas" según en qué "ámbitos laborales".

Educación y familia

Cuando el debate llevó a los contrincantes a los temas relacionados con la familia y la educación, la candidata socialista, llevó hasta las últimas consecuencias el perfil ofensivo adoptado desde el primer momento del encuentro.

Royal llegó a acusar a Sarkozy de haber alcanzado "el súmmum de la inmoralidad pública" debido a que el candidato conservador planteó el derecho de las familias a hacer responsable al Estado de su eventual incapacidad de escolarizar a los hijos discapacitados. Royal dijo "estar escandalizada" con la propuesta de Sarkozy, a quién acusó de "jugar con la discapacidad" de manera "escandalosa", porque, según la candidata, "fui yo quien siendo ministra de la Educación Escolar creó el plan Handiscol'" a través del cual "se pedía a todas las escuelas recibir a niños discapacitados".

La inmigración, la política internacional y el papel de las instituciones francesas, entre otros, fueron temas destacados del debate.