"Temí que estuvieran preparando mi ataúd"

La única mujer entre los británicos detenidos por Irán explica en una entrevista las presiones y amenazas a las que fue sometida

Faye Turney, la única mujer del grupo de 15 marinos británicos detenidos durante 13 días por las autoridades iraníes, afirma -en una entrevista que hoy publica el diario The Sun- que sus captores la desnudaron, le mintieron e insinuaron que no volvería a ver a su hijo. El Ministerio de Defensa británico, en contra de la costumbre, ha dado permiso a los soldados secuestrados para que reciban dinero de medios de comunicación a cambio de contar su experiencia en Irán.

Más información

Apenas un día después de que el Ministerio de Defensa levantara la prohibición que afecta a los soldados en activo de llegar a acuerdos financieros con la prensa, Turney, de 26 años, desvela al citado periódico los chantajes y las amenazas de muerte que sufrió durante su arresto. "En una ocasión [la persona encargada del interrogatorio] me preguntó ¿Qué la lleva a morir por su país? Al día siguiente, otro me dijo: No lo entiende, tiene que cooperar con nosotros. ¿Quiere volver a ver a su hijo algún día?".

"Me lanzaron a una celda minúscula y me ordenaron que me desnudara", dice la soldado en la entrevista, y añade: "Se llevaron todo menos mis bragas. Después me lanzaron un pijama de algodón para que me lo pusiera y me dieron cuatro mantas mugrientas. Después, la puerta metálica se cerró de nuevo".

La soldado relata que las sesiones de interrogatorios a veces duraban toda la noche. "Me preguntaron dónde se encontraban los otros barcos de la coalición en el Golfo [Pérsico], cómo se protegen los barcos de la Royal Navy (la marina británica), cómo nos comunicábamos, qué hacía EE UU".

Durante los cinco primeros días de arresto, Turney creyó (eso fue, asegura, lo que le dijeron sus captores) que los otros 14 detenidos, todos hombres, habían sido devueltos a Reino Unido y que ella era la única que aún seguía detenida. Más tarde, ya sabiendo que no era la única detenida, llegó a pensar que le estaban tomando medidas para preparar su féretro. Así, asegura que una mañana oyó a varias personas trabajar con madera y clavos cerca de su celda y que una mujer la midió con una cinta métrica. "Estaba segura de que estaban preparando mi ataúd", añade la joven, que indica también en la entrevista que cuando fueron capturados, ella temió que la fuesen a violar.

También cuenta que escribió la carta en la que confesaba que ella y sus compañeros habían entrado en aguas iraníes "de forma que mi unidad y mi familia entendieran que no era yo realmente".

Los marinos británicos llegaron el jueves a Reino Unido tras 13 días en poder de las autoridades iraníes, que les acusaban de haber violado sus aguas territoriales. El viernes, en una conferencia de prensa, denunciaron el "trato particular" dispensado a su compañera, que fue "usada como un instrumento de propaganda". Tras la llegada de los marinos, el Ministerio británico de Defensa levantó, "en razón de las excepcionales circunstancias" del caso, la prohibición de que los soldados en activo reciban firmen contratos con los medios de comunicación, lo que ha causado cierta polémica en el país. Según las informaciones de la prensa, el grupo de soldados podría recibir hasta 250.000 libras (371.000 euros), 100.000 de los cuales habrían sido para la soldado Turney, por su entrevista con The sun y por otra concedida a la cadena ITV que será emitida hoy.

Faye Turney aterriza en el aeropuerto londinense de Heathrow el pasado jueves después de haber sido liberada por Irán.
Faye Turney aterriza en el aeropuerto londinense de Heathrow el pasado jueves después de haber sido liberada por Irán.AP

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50