Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amnistía denuncia la "arraigada discriminación racial" que sufren los haitianos en la República Dominicana

La organización reclama a Santo Domingo que detenga las repatriaciones masivas de indocumentados

Amnistía Internacional (AI) ha denunciado este miércoles la existencia de una "arraigada discriminación racial" en la República Dominicana contra los inmigrantes de Haití y ha reclamó a las autoridades dominicanas que detenengan las repatriaciones masivas. En un informe divulgado con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, AI describe prácticas como las expulsiones de haitianos en masa y sin supervisión judicial y la negación de certificados de nacimiento "a miles de niños y niñas" nacidos en el país de padres haitianos en situación irregular.

"Las autoridades dominicanas continúan negando la persistente discriminación existente" y "no han tomado verdaderas medidas para impedirla", señala el informe, que califica de "preocupante" la existencia de "agresiones racistas y xenófobas contra trabajadores inmigrantes haitianos y dominicanos de ascendencia haitiana".

El informe ha sido presentado en una conferencia de prensa en Santo Domingo por dos representantes de AI, James Burke y Gerardo Ducas, que han indicando que han solicitado entrevistarse con las autoridades dominicanas para darles a conocer su trabajo, aunque sin éxito.

Con quien sí se reunieron la semana pasada fue con el primer ministro haitiano, Jacques Edouard Alexis, que tomó notas sobre el particular, pero se abstuvo de emitir opiniones, según han afirma AI. Ducas ha anunciado que la organización internacional defensora de los derechos humanos apoyará "todas" las iniciativas que realicen los trabajadores haitianos y los dominicanos descendientes de haitianos para reclamar sus derechos en el país.

República Dominicana, enclavada al igual que Haití en la isla La Española, cuenta entre sus 9,1 millones de habitantes con cerca de un millón de haitianos, la mayoría en situación irregular. Los haitianos, que trabajan en la recolección de caña de azúcar y en otras labores agrícolas, la construcción, la hostelería, la venta callejera y el servicio doméstico, ocupan "el escalón más bajo" de la sociedad, según el informe.