Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 61 mineros mueren en Rusia por una explosión de grisú

Otros 64 trabajadores permanecen desaparecidos en el peor accidente de la minería rusa en una década

Al menos 61 trabajadores han muerto y otros 64 permanecen desaparecidos tras registrarse una explosión de gas grisú en la mina de carbón Uliánovskaya, en la región siberiana de Kémerovo, y se teme que el número de víctimas mortales aumente, según ha informado la Administración regional. Se trata del accidente más grave en la minería rusa en al menos una década.

Se teme que el número de víctimas mortales aumente según vayan avanzando las labores de rescate, ya que el último balance de trabajadores atrapados ofrecido por las autoridades rusas duplica el ofrecido en un inicio. El presidente Vladímir Putin ha ordenado a su ministro de emergencias que supervise sobre el terreno el rescate de supervivientes. "La principal misión ahora es encontrar a cuanto más personas mejor", ha dicho el gobernador de la región de Kemerovo, Aman Tuleyev.

Un portavoz del Gobierno regional ha informado de que 200 mineros trabajaban bajo tierra en el momento de la explosión. 75 han podido ser rescatados con vida y llevados a la superficie. Otros 64 permanecen atrapados. Poco antes, el ministro de Emergencias ruso ha asegurado que 186 personas ocupaban las galerías al producirse el siniestro.

Fuentes de los equipos de rescate han asegurado que los intentos de acceder hasta el lugar donde permanecen los mineros desaparecidos están siendo obstaculizados por el denso humo y porque parte del techo de las instalaciones se ha derrumbado.

Según versiones preliminares, la explosión se ha producido en una de las galerías de la mina poco antes del final del primer turno laboral, pero no ha llegado a provocar un incendio y sólo ha originado un escape de polvo de carbón en uno de los pasos subterráneos.

La mina Uliánovskaya, ubicada en la tradicional cuenca hullera de Kuzbass, fue puesta en explotación en octubre de 2002 y es considerada una de las más modernas del consorcio Yuzhkuzbassúgol. La cuenca hullera de Kuzbass es el principal proveedor de carbón de Rusia con varias decenas de yacimientos operativos. En abril de 2004, a causa de una explosión en la mina Taizhina, murieron 28 trabajadores, en el peor accidente ocurrido en la minería rusa desde enero de 1998.