China construirá en Tíbet el aeropuerto más alto del mundo

El nuevo aeródromo estará situado a 4.500 metros de altura sobre el nivel del mar, en una de las zonas más inaccesibles del mundo

China construirá en la región autónoma del Tíbet (oeste) el aeropuerto a mayor altura sobre el nivel del mar del mundo, uno de los 37 nuevos aeródromos que se edificarán en el oeste del país en los próximos cuatro años, según recoge la prensa estatal.

El aeropuerto, según informaciones anteriores del oficial Diario del Pueblo, estará en Ngari (extremo occidental de Tíbet), que es una de las zonas más inaccesibles del mundo y está situada a una altura media de 4.500 metros sobre el nivel del mar.

Más información
Al Tíbet en tren

El actual aeropuerto más alto del mundo también se encuentra en Tíbet (el aeródromo de Bangda, en la prefectura de Qamdo), y está situado en el otro extremo de la región, más próximo a las zonas habitadas por chinos de la etnia mayoritaria Han.

Con el nuevo aeropuerto, Tíbet contará con cuatro instalaciones para la aviación civil: las dos mencionadas más el Gonggar de Lhasa (a unos 3.600 metros de altura) y el de la localidad de Nyingchi, considerado uno de los más exigentes del mundo para los pilotos (sus pistas están en un estrecho valle).

El nuevo aeropuerto tibetano forma parte de los planes nacionales de aumentar la inversión en el empobrecido oeste de China, donde sólo se encuentran el 38 por ciento de las instalaciones aéreas nacionales, de acuerdo con estadísticas gubernamentales.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los vuelos a Tíbet, operados por cinco compañías aéreas chinas, han descendido sus precios en los últimos meses, debido a la competencia que ha supuesto la nueva línea férrea a Tíbet, que une la capital tibetana, Lhasa, con el resto de China.

Este fin de semana, en la que el exilio tibetano celebró el 48 aniversario de su revuelta contra el régimen comunista chino, el Dalai Lama -líder de este movimiento- lanzó una dura crítica contra el nuevo ferrocarril, señalando que ha traído un incremento de la población china en Tíbet.

Ese tren, también es la infraestructura más alta del mundo en su tipo (llega a alcanzar los 5.068 metros sobre el nivel del mar), y será ampliada en los próximos años para que llegue a la zona de Shigatse, la segunda ciudad más sagrada de Tíbet, próxima al monte Everest.

China ya cuenta con un tren que une la capital de Tíbet con Pekín en 48 horas y que circula casi todo su recorrido a más de 4.000 metros de altitud, y llega hasta 5.072 metros, lo que le convierte en el más alto del mundo.
China ya cuenta con un tren que une la capital de Tíbet con Pekín en 48 horas y que circula casi todo su recorrido a más de 4.000 metros de altitud, y llega hasta 5.072 metros, lo que le convierte en el más alto del mundo.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS