Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El terrorista suicida de Casablanca fue condenado en 2003 por terrorismo e indultado en 2005

El ataque ha ocurrido en el barrio del que proceden los 12 terroristas que perpetraron los atentados de mayo de 2003, en los que murieron dos españoles

El terrorista que anoche se inmoló en un cibercafé del barrio de Sidi Mumen de Casablanca se llamaba Abdelfettah Raydi y en 2003 fue condenado a 5 años de prisión pero en 2005 se benefició de un indulto real, según fuentes oficiales. El segundo terrorista, que resultó herido y que pudo ser detenido cuando trataba de darse a la fuga, también ha sido identificado y se llama Yusef Judri, nacido en 1989, según las mismas fuentes.

Raydi, nacido en 1984 en Casablanca y sin empleo conocido, fue condenado en 2003 a cinco años de prisión pero posteriormente se benefició de uno de los indultos que el rey Mohamed VI concede con motivo de las principales fiestas nacionales y religiosas de Marruecos. El segundo terrorista se encuentra internado actualmente en un hospital de Casablanca, ya que como consecuencia de la explosión sufrió heridas y quemaduras en el cuello y en la cara.

Altercado en un cibercafé

La policía cree que el cibercafé en el que se produjo la explosión no era el objetivo del atentado, sino que los dos kamikazes acudieron al establecimiento con el fin de recibir instrucciones a través de las páginas que algunas organizaciones terroristas de la nebulosa del radicalismo islámico divulgan por Internet. Al parecer, el encargado del local sospechó de los dos terroristas y decidió retenerles en el establecimiento hasta la llegada de la Policía, motivo por el cual uno de los kamikazes decidió hacer explotar la carga explosiva que ocultaba bajo su ropa.

Un testigo de los hechos ha relatado a la televisión marroquí que el encargado del local recriminó a los terroristas porque tecleaban con demasiada fuerza en el ordenador, lo que originó un pequeño altercado entre ellos. Este testigo, con la cabeza casi completamente vendada debido a las quemaduras que sufrió como consecuencia de la explosión, ha afirmado que el encargado le dijo al terrorista que se inmoló: "¡No me destroces el teclado!". "En un primer momento, cambió de ordenador pero enseguida volvió a teclear con demasiada fuerza y fue entonces cuando Mohamed (el encargado) decidió bajar la persiana de la entrada y avisar a la policía", ha declarado el testigo.

Según la Dirección General de la Seguridad Nacional (DGSN), los dos terroristas entraron en el cibercafé de la Avenida Al Adarissa del barrio de Sidi Mumen de Casablanca con la intención de "consultar páginas de Internet que hacen apología del terrorismo". Tanto el encargado del local como el testigo que ha relatado ese altercado y un amigo suyo -las tres únicas personas que se hallaban en el cibercafé junto con los dos terroristas en el momento de la explosión- resultaron heridos de diversa consideración aunque su vida no corre peligro.

Este es el primer atentado que se registra en Marruecos desde el 16 de mayo de 2003, cuando cinco atentados casi simultáneos fueron perpetrados en Casablanca causando la muerte de 45 personas, entre ellas 13 terroristas suicidas. Los terroristas que cometieron aquellos atentados eran en su mayoría originarios de Sidi Mumen, un barrio marginal de la periferia de Casablanca en el que abundan las chabolas y el mismo en el que se halla el ciber-café en el que anoche se produjo la explosión.