Cheney sale ileso de un atentado suicida en Afganistán

Varias personas han perdido la vida en el ataque.- "Oí una fuerte explosión", afirma el vicepresidente de EE UU

Un familiar de una de las víctimas del atentado en la base Bagram llora en la entrada al recinto.
Un familiar de una de las víctimas del atentado en la base Bagram llora en la entrada al recinto.REUTERS

Varias personas (entre 3 y 15, según las fuentes) han fallecido y decenas han resultado heridas en un atentado suicida perpetrado contra la principal base estadounidense en Afganistán, en Bagram, donde se encontraba en ese momento de visita el vicepresidente de EE UU, Dick Cheney. El número dos de la administración americana ha resultado ileso y se ha trasladado a Kabul como tenía previsto. Los talibanes han reivindicado la autoría del atentado. "Escuché una fuerte explosión", ha declarado Cheney, quien fue trasladado a un búnker de la base tras la detonación.

Más información
Despliegue de la OTAN en Afganistán
EE UU exige a Pakistán que actúe contra Al Qaeda

"A las 10 a.m escuché una fuerte explosión", ha relatado. Las alarmas se dispararon en la base y agentes del servicio secreto informaron a Cheney de la sospecha de que se trataba de un ataque suicida.

"Me llevaron durante un periodo de tiempo relativamente breve a uno de los refugios antibombas cercanos. Cuando las cosas se calmaron, y hubo una idea más clara de lo que había pasado, fui trasladado a mi habitación hasta la hora de mi partida".

El mandatario estadounidense voló entonces a Kabul para comer con el presidente afgano, Hamid Karzai. Está previsto que vuele a Omán en las próximas horas.

El vicepresidente de EE UU ha afirmado que el ataque pretende "socavar el Gobierno de Afganistán". "Están tratando de encontrar maneras para cuestionar la autoridad del Gobierno central. Un modo de hacer eso es poner una bomba en la base de Bagram", ha añadido.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Hasta el primer control

El suicida llegó hasta el exterior de la entrada principal de la base de Bagram, situada a 60 kilómetros al norte de Kabul. Allí ha sido detenido por los guardias y ha detonado la carga. Entre los muertos hay un soldado estadounidense y otro surcoreano.

Pese a que Cheney se encontraba en el interior de la base en la segunda jornada de un viaje sorpresa a Pakistán y Afganistán, los mandos militares estadounidenses no creen que el ataque tenga relación con la visita del vicepresidente o que estuviera planeado como un atentado contra él. "No estaba en el lugar de la explosión", ha precisado un mando militar, “estaba a salvo en el interior de la base en el momento de la explosión”. "El vicepresidente está bien", ha dicho su portavoz, Lea Anne McBride.

Sin embargo, un comunicante ha reivindicado el atentado en nombre de las milicias talibanes, asegurando que el objetivo del suicida era el propio vicepresidente americano.

Agenda secreta, por motivos de seguridad

El vicepresidente ha pasado la noche en la base tras visitar ayer Pakistán en un viaje no anunciado por motivos de seguridad. Por la mañana, ha desayunado con los soldados antes del atentado. Después, como tenía previsto, ha emprendido viaje a Kabul para entrevistarse con el presidente afgano, Hamid Karzai, con el que ha estado reunido un par de horas. La entrevista tuvo que suspenderse ayer por problemas meteorológicos que impidieron al dirigente estadounidense viajar a la capital del país.

Su entrevista con Karzai tenía el objetivo de reconvenir al mandatario afgano para que redoble sus esfuerzos en la lucha contra los talibanes, que se hacen de nuevo fuertes en la frontera entre Pakistán y Afganistán. Lo mismo hizo ayer en Pakistán con el presidente Pervez Musharraf ante la evidencia de que los insurgentes talibanes han recobrado fuerzas en los últimos meses y han aumentado su capacidad de atentar contra los soldados extranjeros de la OTAN destinados en el país.

AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS