Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 15 muertos en un atentado suicida en unos juzgados en Pakistán

Las autoridades sospechan que detrás de este acto está El Ejército de Liberación de Beluchistán, región cuyo territorio se reparten Pakistán, Afganistán e Irán

Al menos 15 personas han fallecido y otras 30 han resultado heridas en la ciudad paquistaní de Quetta, en un atentado suicida perpetrado en el interior de los Juzgados. Entre los muertos hay un juez y seis abogados. Las autoridades sospechan que detrás de este acto está El Ejército de Liberación de Beluchistán, región cuyo territorio se reparten Pakistán, Afganistán e Irán.

El atentado ha tenido lugar a las 11.05 de la mañana (cuatro horas antes en la España peninsular) en el recinto situado entre la división de licencias y la sala de lo civil de los Juzgados, en la que se desarrollaba una sesión presidida por el juez Abdul Wahid Durrani (uno de los fallecidos). Sin embargo, las fuerzas de seguridad creen que el objetivo del ataque era la oficina del superintendente policial del distrito, un edificio adyacente a los juzgados.

La Policía se desplazó con rapidez al lugar y acordonó el área para retirar los cadáveres y facilitar el traslado de los heridos al Hospital Civil de Quetta, donde las autoridades han decretado la situación de emergencia. Según un portavoz de la Policía, el autor de la matanza ha podido ser un ciudadano afgano cuyo cráneo han rescatado, mutilado tras inmolarse, en el interior de las dependencias judiciales. Creen además que detrás de los hechos está la organización Ejército de Liberación de Beluchistán (BLA, por sus siglas en inglés), que en los últimos tiempos ha cometido varios atentados en la zona. Este grupo mantiene una lucha activa desde hace siete años por los derechos de la minoría baluch y la independencia de la región, cuyo territorio se reparten Pakistán, Afganistán e Irán.

Desde el Gobierno, el ministro paquistaní de Interior, Aftab Ahmed Khan Sherpao, ha condenado enérgicamente la explosión, a la que ha calificado como parte de las actividades "despiadadas" de los terroristas, que buscan "destruir la paz y el orden para interrumpir la marcha de Pakistán hacia el progreso económico". En Beluchistán, el gobernador de la región, Jam Mohamed Yusuf también ha condenado el ataque, que ha calificado como "crimen contra la humanidad".

Durante las últimas semanas, las fuerzas de seguridad paquistaníes habían desarrollado operaciones contra el BLA, aunque el deterioro de la ley y el orden en Beluchistán es apreciable desde agosto de 2006, tras el asesinato del ex gobernador Nawab Akbar Bugti, líder del minoritario Partido Jamhuri Watan, a manos del ejército paquistaní en el distrito de Kohlu.

El Ejército acabó entonces con Bugti, de 79 años, y 37 de sus partidarios acusándoles de instigar una revuelta separatista, pero como consecuencia se produjeron violentos disturbios que llevaron a declarar el toque de queda en Quetta.