Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jóvenes árabes se enfrentan a la policía en Jerusalén por las obras en la Explanada de las Mezquitas

Las autoridades israelíes temen que prosigan las protestas por las obras de excavación cerca de una zona sagrada para el Islam

Las obras para la excavación de un túnel cerca de la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén han provocado un nuevo motivo de tensión entre israelíes y palestinos y una nueva oleada de conflictos desde el inicio de las obras el pasado miércoles. Esta mañana, varias decenas de jóvenes árabes han lanzado piedras contra una comisaría de policía en la zona este de la ciudad y han apedreado un autobús con turistas canadienses en el Monte de los Olivos.

Tras ambos incidentes, fuerzas israelíes se han desplazado al lugar de los hechos y han dispersado a los atacantes. Los turistas han tenido que ser evacuados del autobús por agentes policiales, mientras que el vehículo ha sufrido daños de leve consideración. No se ha informado de heridos.

El suceso sigue a la violenta jornada de ayer en Jerusalén y otras ciudades como Nazaret o diferentes puntos de Cisjordania, en la que jóvenes musulmanes protestaron contra las polémicas obras de reconstrucción por parte de las autoridades israelíes de una rampa de acceso a la Explanada de las Mezquitas de la ciudad santa.

El ministro israelí de Seguridad Interior, Avi Dichter, ha negado hoy en una entrevista a la radio pública los argumentos empleados durante la semana por dirigentes musulmanes y representantes políticos del mundo árabe, entre ellos el presidente palestino Mahmud Abás, o el monarca jordano Abdalá II, de que las obras ponen en peligro la mezquita de Al-Aksa.

Dichter ha reiterado que la denominada Puerta de los Mugrabís, "está fuera del Monte del Templo (como conocen los judíos y cristianos a la Explanada de las Mezquitas) y quien no lo entienda sólo tiene que comprobarlo". Además, ha justificado la entrada de las fuerzas de seguridad israelíes al recinto sagrado con el fin de "impedir que se lanzaran piedras contra el Muro de las Lamentaciones, esto es una línea roja".

Por otra parte, soldados israelíes han detenido esta mañana a un palestino en el puesto de control de Hawara, con dos artefactos explosivos. Artificieros de la Policía de Fronteras han detonado los explosivos de forma controlada. Además, el Ejercito israelí ha confiscado en la zona de Naplusa otros siete artefactos explosivos y dos cinturones explosivos durante los habituales controles a los que someten a la población palestina desde principios de año.