Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"¿Dónde estaríamos si respetáramos los tabúes de las religiones?"

El director del semanario francés juzgado por publicar caricaturas de Mahoma defiende su derecho a cuestionar las creencias religiosas

Nicolas Sarkozy, ministro de Interior francés y candidato de la derecha en las próximas elecciones presidenciales, se ha convertido en el protagonista del juicio que ha comenzado hoy en París contra un semanario satírico por publicar tres caricaturas del profeta Mahoma. Charlie Hebdo ha presentado ante el tribunal una carta de respaldo de Sarkozy en la que asegura: “Prefiero un exceso de caricaturas que la ausencia de ellas”. El director de la revista, Philippe Val, ha asegurado que decidió publicarlas cuando el responsable de France Soir fue despedido por ese motivo, y ha defendido el derecho a cuestionar cualquier tabú religioso.

El Tribunal Correccional de París ha abierto esta mañana el proceso contra el semanario a partir de la denuncia presentada por la Unión de Organizaciones Islámicas de Francia y por la Gran Mezquita de París, que alegan que la publicación de las ilustraciones constituye un delito de “injurias públicas contra un grupo de personas en razón de su religión”.

”Es duro ser amado por tontos”

Las caricaturas aparecieron en febrero de 2006 en un número especial que dedicó 11 de sus 16 páginas a los dibujos de Mahoma, toda vez que habían sido publicados cinco meses antes en el diario danés Jyllands-posten provocando un reguero de protestas y disturbios en medio mundo. La portada del semanario francés mostraba a Mahoma llorando mientras aseguraba que “es duro ser amado por tontos”. En las páginas interiores aparecían los dibujos del profeta con un turbante del que salía la mecha de una bomba y otro en el que decía a los terroristas suicidas que dejasen de inmolarse porque no quedan vírgenes en el paraíso.

El rector de la Gran Mezquita de París y presidente del Consejo Francés del Culto Musulmán, Dalil Boubakeur, ha asegurado que el objetivo de la querella es crear un cortafuegos judicial “para proteger a los musulmanes de los abusos insultantes”. A favor de la publicación se ha colocado el diario Libération, que hoy reproduce las caricaturas; además, publicó hace unos días una declaración de apoyo firmada por 50 intelectuales.

Philippe Val ha aducido otra razón suplementaria para publicar las caricaturas: su enfado ante la falta de apoyo europeo a Dinamarca tras el ataque a sus embajadas en Oriente Próximo. Val cree que las ilustraciones van contra los islamistas radicales, y “de ninguna manera expresan desprecio alguno contra los creyentes de cualquier religión”. De igual forma, ha rechazado el director, como sugerían los grupos musulmanes, que el profeta Mahoma deba quedar al margen de cualquier crítica: “Lo que resulta sagrado para una religión es sagrado sólo para los creyentes de esa religión. Si respetáramos todos los tabúes de todas las religiones, ¿dónde estaríamos”.

”Debería haber seguido siendo neutral”

En un país que vive inmerso en una precampaña electoral feroz y en el que no hay día en el que Sarkozy no sea protagonista de la actualidad informativa por un motivo u otro, los abogados del semanario han creado un gran revuelo al presentar ante el tribunal la carta del ministro de Interior (y responsable como tal de los asuntos religiosos), que toma partido claramente a su favor. La Gran Mezquita de París se ha mostrado indignada porque considera que “debería haber seguido siendo neutral”

Sarkozy recuerda en su carta que él mismo ha sido objeto de chanzas por parte de la revista en varias ocasiones (“soy uno de sus blancos favoritos”), pero defiende además “el derecho de sonreir por cualquier cosa”. El semanario ha llamado a testificar a decenas de políticos e intelectuales, entre ellos al candidato centrista Francois Bayrou. El influyente diario Le Monde asegura en un editorial: “Es un jucio de otra época. En un estado secular, ninguna religión o ideología está por encima de la ley. Cuando la religión hace la ley, se roza el totalitarismo”.

Más información