Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Activistas y familiares de presos piden el cierre de Guantánamo frente a la base

Cinco años después de su apertura, unos 400 presos siguen encerrados en la prisión estadounidense

Guantánamo / Londres

Coincidiendo con el quinto aniversario de la entrada de su primer ocupante, una delegación de una veintena de personas, activistas, abogados y familiares de presos de la cárcel de Guantánamo han llegado a pocos kilómetros de la base militar estadounidense como conclusión de una marcha para exigir su cierre. A la petición de los activistas se ha sumado hoy el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon y cientos de manifestantes en distintas ciudades del mundo convocados por Amnistía Internacional.

La marcha está encabezada por Cindy Sheehan, la madre de un soldado estadounidense fallecido en Irak que se ha convertido en un dolor de cabeza para Bush con su activismo contra la guerra. Sheehan está acompañada por el ex preso Asif Iqbal; Zohra Zewawi y Taher Deghayes, madre y hermano del detenido Omar Deghayes, recluido desde 2002; la ex coronel estadounidense Ann Wright, el abogado Bill Goodman y la activista de Global Exchange Medea Benjamin. En total, son una veintena de personas las que han protagonizado una marcha hasta las proximidades de la puerta 8, una de las principales entradas a la base, situada a unos 7 kilómetros de la frontera con el territorio de EE UU donde se encuentra la cárcel, por la que han pasado 750 personas de 45 países y que aún alberga a unas 400.

Los manifestantes, que no han podido avistar desde su posición la instalación militar estadounidense, portaban pancartas con lemas a favor del cierre de la cárcel y contra la guerra de Irak y han coreado gritos exigiendo la clausura del centro de detención al presidente de EE UU, George Bush. "Es extraño pensar que estoy a unos kilómetros de donde estuve. Estoy aquí, sin esposas, para caminar y hacer lo que quiera, pero esto sigue en pie", ha declarado Asif Iqbal, un británico de origen pakistaní que estuvo dos años y medio recluido sin juicio en la cárcel de Guantánamo.

Para Cindy Sheehan, "la hora de tratar de forma inhumana a otros seres humanos se ha acabado". "Me da náuseas estar en un sitio como éste, si hubiera un trato similar a los perros en Estados Unidos habría un levantamiento popular", ha dicho.

La petición de los manifestantes coincide con la del recién estrenado secretario general de la ONU, el coreano Ban Ki-Moon, que recoge el testigo de su antecesor, Kofi Annan. “Como mi predecesor, creo que la prisión debe cerrarse”, ha dicho una semana antes de entrevistarse con el presidente de EE UU. También la secretaria general de Amnistía Internacional (AI), Irene Khan, ha exigido a EE UU que ponga fin a la que ha tildado de "farsa de justicia". “Ningún individuo puede quedar fuera de la protección de la ley y tampoco gobierno alguno puede situarse por encima de la ley", ha dicho Khan.

Además de la marcha en Guantánamo, otras manifestaciones han tenido o tendrán lugar hoy en otras ciudades del mundo. Londres, París, Madrid, Praga, Oslo, Washington, Tokio o Tel Aviv son algunas de las ciudades en las que se van a producir concentraciones para pedir el cierre. La de Londres ha tenido como escenario la Embajada de los EE UU y los cerca de 200 manifestantes estaban convocados por Amnistía Internacional.