Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sandinista Daniel Ortega vuelve al poder en Nicaragua tras 17 años

A la ceremonia han asistido numerosos jefes de Estado y de Gobierno .-El acto ha sufrido un ligero retraso debido a la espera de Hugo Chávez, que horas antes había jurado su cargo

Daniel Ortega ha asumido la presidencia de Nicaragua tras haber ganado las elecciones presidenciales del pasado 5 de noviembre. Ortega, de 61 años, ha recibido la banda presidencial de su antecesor, Enrique Bolaños. Ortega ya dirigió el país de 1979 a 1990, primero como coordinador de una Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional y los últimos cinco años de ese período como Jefe de Estado.

Su primer y multitudinario discurso

Entre de 100.000 y 300.000 nicaragüenses, según diversas fuentes, han acudido a la plaza Juan Pablo II, al norte de Managua, para escuchar el primer discurso de Ortega como presidente de Nicaragua. Los asistentes han acudido en autobuses desde todos los puntos del país transportando banderas rojinegras, que representan al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), partido de Ortega Saavedra.

En sus primeras palabras, Ortega ha criticado el neoliberalismo y ha anunciado "un nuevo camino". "¿Adónde va a parar esa riqueza?" de las políticas neoliberales que se han aplicado en Nicaragua. "Ahora nosotros tenemos el reto de abrir un nuevo camino, que permita a las familias nicaragüenses vivir con dignidad", ha dicho el nuevo presidente.

Como medidas concretas, Daniel Ortega ha anunciado la incorporación de su país a la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA), alternativa propuesta por Venezuela ante el Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA). Además, ha pedido a Estados Unidos que haga "una política económica justa hacia América Latina" para detener la inmigración a ese país.

Incómoda presencia de Alemán

La ceremonia de investidura se ha celebrado ante más de dos mil invitados internacionales y mil periodistas, que llegaron a la capital nicaragüense para cubrir la investidura. El presidente electo ha llegado acompañado de su esposa, la poetisa Rosario Murillo, quien además ejercerá durante la legislatura como portavoz de presidencia.

En primera fila se sentó el ex presidente del país, Arnoldo Alemán, acompañado por su esposa, a pesar de que sobre él pesa una condena de 20 años por corrupción, malversación de fondos públicos (robó del Estado 100 millones de dólares, 77,26 millones de euros, según Nuevo Diario), entre otros delitos. La justicia nicaragüense le conmutó la pena de prisión por un arresto en la ciudad de Managua, de la que no puede salir, pero por la que se puede mover libremente. Alemán asistió a la Plaza, para sorpresa de los asistentes, invitado por el Comité Organizador del acto, según afirmó el portavoz del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Leonel Teller.

También han asististido a los actos de investidura, el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, en representación de la Corona Española, la secretaria de Estado Iberoamericana, Trinidad Jiménez y, el secretario general de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza. Además han asistido 15 jefes de Estado y más de una veintena de delegaciones internacionales. Sin embargo, Evo Morales y Hugo Chávez han sido los únicos jefes de Estado o de Gobierno que se han dirigido al pueblo nicaragüense entre los 16 asistentes a los actos de investidura de Ortega. Ambos han tenido palabras contra "el imperialismo norteamericano" y de elogio al régimen cubano.