Asesinados tres hijos de un oficial de inteligencia palestino cuando iban al colegio en Gaza

El crimen provoca una ola de protestas en las calles y el asalto del Parlamento por parte de un grupo de hombres armados

Un grupo de pistoleros palestinos ha matado esta mañana a tres hijos de un alto oficial de inteligencia en un tiroteo desencadenado cerca una escuela en la ciudad de Gaza. En este ataque sin precedentes, que podría dar pie a un recrudecimiento de la ola de violencia entre las distintas facciones palestinas, ha muerto además otro escolar y cinco personas, cuatro de ellas menores, han resultado heridas. Por el momento ningún grupo se ha atribuido el crimen, que parece fruto de las guerras intestinas entre Al Fatah y Hamás. La noticia ha provocado protestas en las calles e incluso el asalto del Parlamento por parte de un grupo de hombres armados.

Más información
Olmert admite implícitamente que Israel tiene armas nucleares

El tiroteo se ha producido a primera hora de la mañana en el céntrico barrio Rimal de Gaza, donde se hallan los principales organismos de gobierno y la sede de algunos de los cuerpos de seguridad de la ANP, en concreto en una calle en la que hay nueve escuelas. Las circunstancias del suceso están aún por esclarecer, ya que unas fuentes aseguran que las víctimas han quedado atrapadas en el fuego cruzado de milicianos armados y la Fuerza Auxiliar de Seguridad de la ANP, y otras que ha sido un ataque planificado contra los hijos del alto mando.

Las víctimas han sido identificadas como Islam, Ahmed y Osama Bahlusha, de entre 6 y 10 años, cuyo padre, Baha Bahlusha, es un alto mando del cuerpo de Inteligencia de la Policía palestina, Bahlusha es miembro del movimiento oficialista del presidente palestino Mahmud Abbas, Al Fatah. La cuarta víctima mortal es Ahmed al Habil, un escolar de 18 años. En un principio se dijo que la cuarta víctima era el conductor del vehículo. De los cinco heridos, uno es un adulto y el resto, niña. Todos se encuentran ingresados en el hospital de Gaza con heridas de bala, según fuentes hospitalarias.

En venganza por un intento de asesinato

Según la primera versión, de un agente de seguridad palestino, "milicianos abrieron fuego contra agentes de la Fuerza Auxiliar de Seguridad", organismo dependiente del Gobierno del primer ministro, el líder de Hamás Ismail Haniye, "y éstos, conocidos por su brutalidad, respondieron de fuego indiscriminado cuando la zona estaba repleta de niños, maestros y padres". La segunda versión, de los testigos, habla de un ataque premeditado por parte de milicianos contra los hijos del alto mando, que se dirigían a clase en taxi. El vehículo ha sufrido el impacto de unos 30 disparos efectuados, según las fuentes, desde un coche en movimiento, y no por la reacción incontrolada de la Fuerza Auxiliar.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

A causa de los disparos han muerto los tres hijos del alto mando, mientras que el conductor del taxi resultó herido. Por el momento, ninguna organización armada ha reivindicado el ataque, por lo que los servicios de seguridad de la ANP investigan ambas versiones. Este tiroteo se produce después del intento de asesinato ayer del ministro del Interior palestino, Said Siam, en un ataque con armas automáticas junto a su residencia en Gaza. Cuatro palestinos fueron detenidos anoche en relación con el atentado. "El objetivo de la emboscada es arrastrar a los palestinos a una guerra interna", dijo Jalil abú Hilal, portavoz del Ministerio del Interior.

Ambos sucesos parecen relacionados con las rivalidades entre los movimientos nacionalista Al Fatah, encabezado por Abbas, e islámico de Haniye. De confirmarse que el ataque de hoy es premeditado, se trataría de una venganza por ese atentado, dado que Bahlusha es uno de los altos mandos fieles a Abbas. Además, fue uno de los investigadores que participaron en una redada masiva de líderes de Hamás en 1996, cuando la comunidad internacional e Israel exigieron a Yaser Arafat que aplacara los intentos de la organización islámica de sabotear el proceso de Oslo con sus atentados suicidas.

La reacción en la calle no se ha hecho esperar. Numerosos palestinos de Gaza se han concentrado en distintos cruces de la franja mediterránea para expresar su repulsa. Los manifestantes, entre los que se cuentan activistas de Al Fatah, han bloqueado los cruces con neumáticos ardiendo. Numerosos comercios han cerrado sus puertas en señal de protesta por lo que consideran un peligroso precedente que puede conducir a una ola de violencia desenfrenada. Durante el cortejo fúnebre de los niños, un grupo de palestinos ha asaltado abriendo fuego con sus armas el Parlamento.

Miembros de los cuerpos de seguridad palestinos, junto al taxi tiroteado en Gaza.
Miembros de los cuerpos de seguridad palestinos, junto al taxi tiroteado en Gaza.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS