Aprobado un tribunal internacional para que juzgue los asesinatos de altos cargos en Líbano

Pierre Gemayel, ministro de Industria, ha sido tiroteado cuando viajaba en coche por la capital libanesa

El Consejo de Seguridad de la ONU ha aprobado esta noche el proyecto de creación de un tribunal especial en el Líbano para que juzgue a los sospechosos de la muerte del ex primer ministro libanés Rafic Hariri y otros asesinatos de políticos cometidos en el país. La medida llega después del asesinato ayer del ministro de Industria, Pierre Gemayel, antisirio y mano derecha del primer ministro libanés, acción que ha sido condenada por la comunidad internacional.

Más información
El cachorro de una larga estirpe de políticos antisirios
Siria condena el atentado "contra la estabilidad y la paz del pueblo libanés"
Asesinado en Beirut la mano derecha del primer ministro libanés

En una reunión, los 15 miembros del Consejo de Seguridad han dado el visto bueno al establecimiento de este órgano judicial, que deberá enjuiciar a los implicados en la muerte de Hariri y de otros atentados perpetrados en el Líbano desde octubre de 2004. Los miembros del Consejo han acordado el texto de una carta que han enviado al secretario general de la ONU, Kofi Annan, que aprueba el plan que propuso para el establecimiento de este tribunal y que fue aceptado por el Gobierno libanés. Tras la aprobación en el Consejo de Seguridad, será el Gobierno libanés, de acuerdo con sus leyes, el que decidirá la formación de este tribunal especial.

El 14 de febrero de 2005 el ex primer ministro Rafik Hariri, fue asesinado en un atentado en Beirut en el que murieron otras 22 personas. Siempre se apuntó hacia Siria como la mano detrás del atentado y la ONU investigó, aunque Damasco reiteró que no estaba al tanto de los planes terroristas. El escándalo internacional por el asesinato desembocó en la retirada de Siria del Líbano en abril de 2005, después de 29 años de ocupación militar. El Gobierno de Fuad Siniora aprobó el pasado día 14 la petición de la ONU para formar un tribunal internacional que juzgue el magnicidio de Hariri.

Un nuevo atentado

Quizá el nuevo tribunal tenga que ocuparse de un nuevo asesinato, el del ministro de Industria, Pierre Gemayel, mano derecha de Fuad Siniora, el primer ministro, y conocido antisirio. Damasco se apresuró a desvincularse del crimen, que ha sido condenado unánimemente por la comunidad internacional.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Gemayel murió ayer en un atentado perpetrado en Beirut por arios hombres armados que abrieron fuego contra el coche en el que viajaba en el barrio cristiano de Sin el-Fil. Gemayel, cristiano maronita, lideraba las Falanges Libanesas y forma parte de la mayoría gubernamental anti-siria. El ministro de Industria era hijo del ex presidente Amin Gemayel, que gobernó el país entre 1982 y 1988. Además era uno de los principales apoyos del primer ministro Fuad Siniora, y el atentado es el quinto comentido en los últimos meses contra distintas personalidades políticas y mediáticas en el país.

Nada más perpetrarse el crimen, soldados libaneses se desplegaron por las calles de Beirut para evitar desbordamientos de la cólera popular, aunque no impidieron que la multitud se agolpara a las puertas del hospital donde ingresó el ministro asesinado.

El grupo chií Hezbolá, apadrinado por Siria, en las antípodas políticas de lo que representaba Pierre Gemayel, también ha condenado el atentado y ha pedido "que no se acuse precipitadamente a otra parte o a otro país" del atentado. El asesinato de Gemayel se produce en momentos en que las fuerzas políticas pro y anti sirias se encuentran más divididas que nunca. Los pro sirios, encabezados por Hezbolá, habían anunciado manifestaciones en los próximos días en protesta por el bloqueo de las negociaciones por un gobierno de unión nacional.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS