Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un atentado suicida deja al menos 35 muertos en un centro de reclutamiento en Bagdad

Más de 50 personas han perdido la vida en una nueva jornada de violencia en Irak

Dos terroristas suicidas se han inmolado esta mañana a las puertas de un centro de reclutamiento de policías en Bagdad, la capital iraquí, dejando un saldo provisional de 35 muertos y más de 58 heridos, según fuentes oficiales iraquíes. Una multitud de jóvenes aguardaban su turno a la entrada del complejo cuando los dos kamikazes han detonado las cargas explosivas que llevaban adosadas a sus cuerpos. La insurgencia suní ataca frecuentemente estos centros de las fuerzas de seguridad iraquíes, que cuentan con el adiestramiento y respaldo de las tropas estadounidenses.

La matanza ha sido perpetrada a primera hora de la mañana (8.00, hora española) en el barrio de Al Qadisiya. La explosión fue seguida por un ataque con morteros contra el cuartel. Las víctimas son en su mayoría futuros reclutas que se apiñaban en el exterior del centro de reclutamiento, situado en la Plaza Nissur, al oeste de Bagdad. Fuentes policiales temen que el número de víctimas puede ir en aumento debido a la extrema gravedad de muchos de los heridos.

Una jornada negra

Por otra parte, a primera hora de hoy dos bombas colocadas en carreteras que tenían como objetivo sendas patrullas policiales han explotado en Bagdad y han provocado la muerte de seis transeúntes, han informado fuentes policiales. Además, un coche bomba ha saltado por los aires en el mercado de Karradá, barrio predominantemente chií de Bagdad. La deflagración ha matado a una persona y ha herido a otras cinco. Una bomba similar ha acabado con la vida de dos personas y ha causado heridas a otras 13 en el barrio suní de Radhwaniyá, según fuentes policiale.s También en Karradá, el comandante de la Policía iraquí Abdul Mutalib Hassan fue asesinado cuando salía de su casa. Hassan fue el responsable de la unidad policial encargada de los registros de vehículos, una labor considerada vinculada a la corrupción.

Otras cinco personas han sido asesinadas en Baquba, al noreste de Bagdad. Entre los fallecidos se encuentra un profesor, un operario de una compañía telefónica, un taxista, un trabajador y un conductor de camiones, según hah informado la policía provincial. Además de estos ataques, hay que sumar las muertes de ocho personas más, cuyos cadáveres han sido hallados hoy en varios puntos de Irak, torturados, atados y con los ojos vendados, posibles víctimas de la violencia sectaria que sacude al país. Cinco de estos cuerpos han sido recogidos en el este de Bagdad, según la Policía. Los otros tres han sido sacados del río Tigris en Suwayrá, localidad situada a unos 40 kilómetros al sur de Bagdad, según ha informado un responsable del depósito de cadáveres de la ciudad.

Por otra parte, efectivos estadounidenses han informado de la captura de diez personas presuntamente vinculadas a Al Qaeda en una redada llevada a cabo en Bagdad a primera hora de ayer. El Ejército ha asegurado que no hubo víctimas, bajas ni heridos en la operación y ha explicado que los detenidos están "vinculados con terroristas involucrados en el alojamiento, desplazamiento y capacitación de combatientes extranjeros y con la organización de operaciones suicidas en Bagdad".

A última hora de la tarde se ha informado de la muerte de siete soldados, tres estadounidenses y cuatro británicos. Los primeros han muerto como consecuencia de las heridas sufridas durante un enfrentamiento con supuestos insurgentes, según un comunicado militar. Los soldados perecieron ayer por las heridas sufridas durante una "operación de combate" en la provincia de Al Anbar.Esa conflictiva provincia está considerada uno de los principales feudos de la insurgencia.

El principal aliado de EE UU en la guerra de Irak también ha sufrido hoy bajas notables. Cuatro soldados británicos han muerto y tres han resultado gravemente heridos por la explosión de una bomba cuando viajaban en una patrullera por el Chat el Arab, a la altura de Basora.