Lula y Alckmin se acusan de mentir y desinformar en el tercer debate televisivo

Ambos candidatos disputarán la segunda vuelta de las elecciones presidenciales el próximo domingo

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, candidato a la reelección, y el socialdemócrata Geraldo Alckmin, su rival en la segunda vuelta, se acusaron hoy mutuamente de mentir y desinformar, durante su tercer debate electoral. El debate, que se celebró en los estudio del canal TV Record, comenzó con una presentación de Lula centrada en sus logros sociales, tema en el que se siente cómodo y con el que se dirigía a las clases más desfavorecidas, que constituyen su base electoral.

Alckmin rápidamente destacó los aspectos más negativos de la gestión presidencial y entró al ataque al afirmar que Brasil no puede avanzar "parado en economía y acelerado en escándalos", en alusión a los numerosos casos de corrupción y otras irregularidades que se han conocido desde mediados de 2005.

Las intervenciones en el primer bloque del debate fueron un intercambio encendido de reproches y descalificaciones, en el que Lula aseguró que si se han conocido los escándalos es porque se investiga, lo que no ocurría en el pasado, y que si alguien es condenado, "irá preso". "No es verdad", afirmó Alkmin, quien estimó que los escándalos de corrupción salieron a la luz por las denuncias de la prensa y del diputado Roberto Jefferson, que hizo público el caso de los sobornos que recibían parlamentarios a cambio de su apoyo a proyectos gubernamentales.

Lula reprochó a su rival que repita siempre el mismo discurso y esté desinformado en cuanto a la política del Gobierno, mientras que el candidato socialdemócrata criticó al presidente por usar un tono irónico, inadecuado, en su opinión, para temas que preocupan a Brasil. "Puede hacer las críticas que quiera al Gobierno, pero tiene que reconocer (...) que salvamos a este país", dijo Lula, a quien la exaltación impidió en algún momento articular bien las palabras.

Alckmin retomó el tono agresivo del primer debate para acusar al Gobierno de gastar mal los recursos y desarrollar una política que impide el crecimiento.

El debate es el tercero de los cuatro previstos antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, que se celebrarán el próximo domingo y para las que todas las encuestas de opinión dan a Lula como favorito.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS