Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ultraderechista partido Israel Beitenu entra en el Gobierno de Olmert

Su líder, Avigdor Lieberman, será ministro de Asuntos Estratégicos

El líder del partido ultraderechista Israel Beitenu, Avigdor Liberman, hoy, en los pasillos de la Knesset.
El líder del partido ultraderechista Israel Beitenu, Avigdor Liberman, hoy, en los pasillos de la Knesset. EFE

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, y el dirigente del partido de extrema derecha Israel Beitenu (Israel es Nuestro Hogar), Avigdor Lieberman, han firmado esta tarde un acuerdo por el que éste último entrará en la coalición de Gobierno, según ha informado la Oficina del Jefe del Ejecutivo. Lieberman se convertirá en viceprimer ministro y ministro de Asuntos Estratégicos, una cartera especialmente creada para él. El acuerdo de coalición aún debe ser aprobado por el Parlamento israelí (Kneset), que empezará seguramente a estudiar la cuestión mañana, martes.

El acuerdo de coalición ha sido criticado tanto por los conservadores del Likud, que acusan a Lieberman de legitimar el Gobierno y permitir que sobreviva, como por gran parte de izquierda, que condena sus posturas. Olmert, cuya posición se encuentra debilitada desde la guerra de Líbano, busca estabilizar el Ejecutivo con vistas a aprobar el presupuesto, ya que algunos de sus socios laboristas ponen trabas. "Nos unimos al Gobierno", ha confirmado esta mañana Lieberman tras reunirse con Olmert. "Espero que pronto se firme el documento", ha añadido. Minutos antes, según recoge el diario israelí Haaretz, Olmert había informado de sus intenciones de nombrar a Lieberman uno de sus viceprimeros ministros con objeto de tratar "las amenazas estratégicas contra Israel", por lo que formará parte del Consejo de Seguridad Nacional del Ejecutivo.

Respecto a estas amenazas nombradas por Olmert, Lieberman ha dicho que, desde su punto de vista, el principal asunto es la crisis iraní. Israel Beitenu, una formación ultranacionalista respaldada por la importante comunidad originaria de la antigua Unión Soviética que suma un millón de personas, entra a formar parte de una coalición con Kadima -el partido de Olmert, que antes militaba en las filas del derechista Likud-, el Partido Laborista, el religioso sefardí Shas y el de los Jubilados. Con la entrada de Israel Beitenu en la coalición gubernamental, Olmert obtendrá el respaldo de 11 parlamentarios más, por lo que se hace con el control de la Knesset al sumar 78 de los 120 escaños.

El control de la Knesset

En un difícil equilibrio, Olmert ha subrayado la gran importancia de la presencia del Partido Laborista en la coalición, dejando claro que tras la entrada de Israel Beitenu espera que los laboristas permanezcan en el Gobierno. Los considera importantes para asegurar que "las conversaciones con lo palestinos tendrán lugar en algún nivel", ha indicado el primer ministro. Lieberman y su partido son contrarios a cualquier negociación con los palestinos. Esta negativa, junto a sus posturas hacia la minoría árabe de Israel y sobre asuntos sociales, levantan ampollas en muchos sectores del laborismo.

El Comité Central del Partido Laborista se reunirá el próximo jueves o quizá el domingo, para tratar el asunto. Los analistas afirman que el comité apoyará la entrada del partido radical en el Gobierno, pese a que la mayor parte de los ministros se oponen. El líder del partido y ministro de Defensa, Amir Peretz, ha señalado hoy las diferencias ideológicas y de concepto que hay entre su partido y el de Lieberman y ha advertido de que su entrada en el Gobierno significará un "cambio considerable en las posiciones tanto diplomáticas como sociales del gabinete". Peretz es uno de los que más ha criticado este movimiento y se espera que vote en contra durante el Consejo de Ministros, aunque no es probable que saque a su partido de la coalición.

En esta línea, Peretz ha valorado "la voluntad de Israel Beitenu de entrar en la coalición sobre la base de sus principios fundamentales", lo que considera "un paso importante". Desde su mismo partido, el ministro de Ciencia, Tecnología, Cultura y Deporte, Ophir Pines-Paz, ha dicho: "Hacer a Lieberman ministro para amenazas estratégicas es una broma. Él mismo es una amenaza estratégica". Entre las propuestas más extremistas lanzadas en algún momento por Lieberman están la de expulsar, de forma más o menos directa, a la minoría árabe de Israel o la de ejecutar a los diputados de partidos árabes que mantienen contactos con los islamistas de Hamás, formación que gobierna la Autoridad Nacional Palestina.