Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lula da Silva no acude al último debate televisado antes de las elecciones del domingo

El periódico brasileño '0 Globo' informa que Lula no quiere correr riesgos innecesarios

Brasilia / Río de Janeiro

El presidente de Brasil Lula da Silva no acudirá esta noche al debate televisado que pone fin a la campaña electoral de los comicios del próximo domingo. Según el periódico brasileño O Globo, Lula ha tomado esta decisión personalmente y a última hora, aunque sus colaboradores más cercanos le habían aconsejado no acudir ya que creen que no debe correr riesgos innecesarios ahora que lidera de forma destacada las últimas encuestas sobre su reelección y después del escándalo desatado cuando hace unos días la policía detuvo a dos miembros del PT con una abultada suma de dinero en efectivo.

Al debate, que retransmitirá la cadena TV Globo, tenían previsto acudir, además del propio Lula, su principal rival, el médico socialdemócrata Geraldo Alckmin, la senadora Heloisa Helena, y Cristovan Buarque, del Partido Democrático Trabalhista (PDT)y ex ministro de Educación de Lula. Según funcionario del Gobierno, Lula sí que acudirá al acto de cierre de campaña que su partido celebrará en Sao Paulo.

Los últimos sondeos difundidos en la noche del miércoles dan a Lula entre un 48 y un 49%de los sufragios emitidos, con lo que superaría la mitad más uno necesaria de los votos válidos, lo que evitaría una segunda ronda. Alckmin, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), aparece en las encuestas en un relegado segundo puesto con entre un 32 y un 33% de las preferencias

Casos de corrupción

Una juez decretó prisión para seis ex miembros del comando de campaña del presidente brasileño, Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores, acusados de comprar un informe con acusaciones falsas contra líderes de la oposición. Las órdenes de arresto se aplicarán después de las elecciones del domingo. La campaña electoral se cierra este jueves con un debate televisado entre los aspirantes aunque se mantiene la incógnita de si asistirá el presidente brasileño.

Lula da Silva ha calificado de "jugada política" la medida. "Esas personas están esperando un juicio y la impresión que tengo es que hay una jugada política ahí", ha declarado Lula sobre la decisión de la juez. La orden de captura fue expedida el martes, pero la Policía no ha podido cumplirla porque, según las leyes electorales, desde el pasado lunes ningún elector puede ser detenido hasta que pasen las elecciones del domingo, a menos que sea capturado in fraganti.

"Saben que en época de elecciones no pueden ser detenidos, pero dictan la orden y por eso creo que hay una jugada", ha declarado Lula en una entrevista con el canal de televisión Record. Esta emisora está dirigida fundamentalmente al colectivo evangélico, que en Brasil se calcula que representa cerca del 15% del electorado.

Debate televisado

Lula volvió a quitarle peso electoral a la historia del dossier y negó que ese escándalo pueda afectar a sus posibilidades de victoria el domingo. Según Lula, se trata de "errores" que cometieron unas personas, incluso algunas con las que mantiene amistad, que serán juzgados por los tribunales y "pagará quien tenga que pagar".

La oposición mantiene, a cuatro días de las elecciones, su tono de virulencia en la campaña para la presidencia del país, que se cierra mañana con un debate televisado entre los aspirantes aunque se mantiene la incógnita de si asistirá el presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, favorito para ser reelegido.

Lula ha decidido concentrarse en sus actividades de Gobierno y no ha programado nada en su agenda de candidato, que sólo incluye un acto de cierre de campaña para este jueves en Sao Bernardo do Campo, una ciudad del cinturón industrial de Sao Paulo donde inició su vida sindical. Ese acto deberá comenzar unas tres horas antes de que en Río de Janeiro, a unos 400 kilómetros de Sao Paulo, se inicie el último de los debates de la campaña para las elecciones del domingo. De ello se deduce que Lula, al igual que ha ocurrido en todos los debates anteriores, estará ausente.

"Decisión difícil"

No obstante, según fuentes del comité de campaña de Lula, aún no se ha decidido de forma definitiva si el presidente estará presente en el acto de cierre o si asistirá al debate, que transmitirá el canal de televisión Globo, con unas previsiones de audiencia de 40 millones de personas. "Es una decisión difícil", ha dicho un portavoz del comité, que ha admitido que hay diferentes opiniones en el entorno de Lula. La duda radica en los efectos que pueda tener en el electorado la presencia o la ausencia de Lula en el debate.

Según la evaluación del comité, si no acude, se mostrará una silla vacía con su nombre y los otros candidatos cargarán contra él sin que pueda defenderse. Si asiste, es posible que se convierta en el centro de un duro debate teñido de historias de corrupción y escándalos de la actual campaña. Hasta ahora, las encuestas vaticinan que los votantes reelegirán a Lula en la primera vuelta con el 50% de los votos, pero si no lo consigue podría verse obligado a una segunda vuelta, que supondría para la oposición una ventaja de un mes añadido de campaña.