Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un comité del Senado de EE UU aprueba ampliar los derechos para los detenidos por terrorismo

El Comité para las Fuerzas Armadas del Senado de EE UU ha aprobado este jueves un proyecto de ley por el que se conceden ciertos derechos a los detenidos extranjeros sospechosos de terrorismo. El proyecto ha sido aprobado por 15 votos a favor y 9 en contra. El presidente Bush había acudido al Capitolio para intentar convencer a sus correligionarios de que aumentaran sus poderes para interrogar a sospechosos de terrorismo. Sin embargo, el Senado ha desafiado al presidente, que también cuenta en este asunto con la oposición de Colin Powell.

El presidente de Estados Unidos había intentado convercer a los congresistas republicanos en el Capitolio para que aprobasen una legislación que confiera al Gobierno más poderes para espiar e interrogar a sospechosos de terrorismo.

El proyecto de ley aprobado por el comité senatorial concede a los detenidos más derechos legales que los que prevé la propuesta de Bush, que permite que no se pueda usar material clasificado en los juicios contra esos detenidos. Las propuestas de Bush también limitan la protección de las cuatro Convenciones de Ginebra a los detenidos.

Los senadores republicanos John Warner (Virginia); John McCain (Arizona) y Lindsey Graham (Carolina del Sur) se oponían a aprobar las medidas, respaldados por el ex secretario de Estado Colin Powell. En una carta dirigida a McCain, Powell indicaba que el "mundo empieza a dudar de la base moral" de la lucha de Estados Unidos contra el terrorismo y que desligarse de los estándares internacionales "pondrían a nuestras tropas en riesgo".

"Es muy importante que los estadounidenses entiendan que para proteger este país tenemos que poder interrogar a gente que tiene información sobre futuros ataques. Me resistiré a cualquier ley que no permita que este programa (sobre interrogatorios) vaya hacia adelante con claridad legal", ha dicho Bush, para quien esta reforma no permitirá hacer su trabajo a la CIA, agencia que no contará con esta ley para llevar a cabo métodos más severos de interrogatorios a supuestos terroristas.