Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una encuesta otorga la victoria al sandinista Ortega en primera vuelta

El ex presidente de Nicaragua sigue a la cabeza de los sondeos

El ex presidente de Nicaragua Daniel Ortega Saavedra, de 61 años y candidato del izquierdista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), no sólo lidera la intención de voto de los nicaragüenses, sino que podría ganar las elecciones generales en una primera vuelta, según revela la más reciente encuesta de la firma Cid-Gallup, divulgada en Managua a través del diario local La Prensa.

Ortega, que gobernó entre 1979 y 1990, acumula una intención de voto del 29%, mientras que su más próximo rival, el oficialista Eduardo Montealegre, de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), está por debajo, con un 23%.

El líder sandinista alcanzaría el 35% de los sufragios si el voto oculto (personas que no dicen por quién van a votar), estimado en el 19%, se convirtiera en abstención. De ese modo, si Ortega alcanza el 35% de los votos puede ganar los comicios en primera vuelta, puesto que superaría en más de cinco puntos porcentuales al candidato que se ubique en segundo lugar.

El sondeo de Cid-Gallup, que tiene su casa matriz en Costa Rica, se hizo entre el 16 y el 19 de agosto, con 1.258 entrevistas en todo el país, y con un margen de error del 2,8%. Las elecciones, presidenciales y legislativas, se celebrarán el próximo 5 de noviembre y en ellas podrán votar unos 3,5 millones de nicaragüenses.

De materializarse el contenido de la encuesta, Ortega volvería al poder 16 años después de habérselo entregado a la conservadora Violeta Barrios de Chamorro en enero de 1990, quien encabezó la coalición Unión Nacional Opositora (UNO) en las elecciones democráticas de ese año. Meses antes, en Nicaragua se había logrado un armisticio entre el Gobierno revolucionario sandinista y las fuerzas de la Residencia Nacional o contras, apoyadas por Washington, para poner punto final a una guerra civil que duró 10 años y dejó 60.000 muertos. El FSLN derrocó en 1979, a través de una insurrección armada, a la dictadura de Anastasio Somoza Debayle.