Escalada militar en Oriente Próximo

Israel descarta una invasión masiva en Líbano y anuncia incursiones específicas

El presidente libanés dice que las fuerzas armadas de su país presentarán combate en el caso de una invasión

Beirut / Jerusalén - 21 jul 2006 - 17:19 UTC

Fuentes militares israelíes han negado que el Ejército vaya a realizar una gran ofensiva terrestre sobre Líbano y han anunciado que, en su lugar, intensificará las incursiones en puntos específicos del sur del país, a lo largo de la frontera. Poco después de hacer estas afirmaciones, un portavoz del Ejército israelí ha informado de que las tropas ya se han adentrado varios kilómetros en territorio libanés, aunque insistió en que no se trata de una operación masiva. No obstante, cientos de soldados israelíes están ya desplegados en el sur de Líbano y el Ejército ha movilizado a más de 5.000 reservistas, lo que hace sospechar de una inminente operación a gran escala.

Más información

Además, el Ejéricto de Israel informó de que ha atacado unos 150 objetivos en líbano en las últimas 24 horas, incluyendo un búnker de Hezbolá lleno de armas y 11 lanzadores de cohetes. También han bombardeado 12 carreteras que conectan Líbano y Siria, así como varias líneas de comunicación usadas por Hezbolá.

Por su parte, el presidente de Líbano, Emile Lahud, dijo hoy que las fuerzas armadas de su país presentarán combate en el caso de una invasión israelí. En una entrevista con un corresponsal de la cadena televisión CNN, en Beirut, Lahud señaló que "el ejército va a defender su territorio y dentro del Líbano podrá hacer mucho". Lahud admitió que las fuerzas armadas israelíes son mucho más poderosas, pero indicó que dentro del Líbano los soldados libaneses contarán con la ventaja de conocer su propio territorio. "Estoy seguro de que el Gobierno dará la orden de no permitir que los israelíes invadan el Líbano", señaló.

"Hezbolá se ha preparado para una lucha muy larga y el Ejército de Israel continúa las operaciones terrestres" para neutralizar a ese grupo chií libanés, afirmó ayer el jefe del estado Mayor del Ejército israelí, el general Dan Halutzen, en el Ministerio de Defensa, en Tel Aviv. Según él, 100 milicianos de Hezbolá han muerto desde el comienzo de la ofensiva en el Líbano, el pasado día 12.

24 toneladas de alimentos

El Comité Internacional de la Cruz Roja informó ayer de que un primer convoy con 24 toneladas de alimentos y material de emergencia ha logrado llegar de Beirut a la ciudad portuaria Tiro, lo que permitirá atender las necesidades de unos 4.000 civiles de la zona.

"Nuestro deber constitucional es defender Líbano como Ejército libanés que somos. Es nuestro papel", ha dicho Al Murr. Es su respuesta a las declaraciones efectuadas ayer por varios mandos del Ejército israelí, en las que apuntaban a una muy posible invasión terrestre de Líbano. "Si llegamos a la conclusión de que una operación terrestre es necesaria, la emprenderemos. No dejaremos que ninguna organización terrorista piense que tenemos miedo de algún tipo de operación. Tenemos que ganar", dijo ayer el ministro Peretz durante una visita a las poblaciones alcanzadas por los misiles de Hezbolá.

El brigadier general Alon Friedman, un importante mando del Ejército, también se pronunció en este sentido: "Es posible que en los próximos días las operaciones por tierra se incrementen". "Tenemos algunas fuerzas y vamos a emprender un reclutamiento masivo de reservas. Es posible que algunos equipos tengan que fortalecer el contingente destacado en la frontera durante los próximos días", ha dicho. Además, "los hombres destacados en Líbano (unos 6.000) son suficientes para una operación de gran envergadura". Aun así, las autoridades militares israelíes han movilizado a 5.000 reservistas para la campaña militar abierta contra la milicia de Hizbulá en el Líbano, ha informado hoy la radio pública de Israel.

Choque de dos helicópteros

A principios de esta semana ya se habían movilizado de tres batallones, con unos 2.000 soldados. Pero Hezbolá no tiene miedo. Su líder, Hassán Nasralá, aseguró ayer en una entrevista a la televisión Al Yazira que ningún dirigente del movimiento ha sido herido en los ataques a su cuartel general y volvió a amenazar a Israel. Dice que no ha empleado todo su potencial para atacar el país vecino, que Israel no ha destruido la mitad de su arsenal como pretende y que los soldados secuestrados no serán liberados si no se produce un "cambio" de prisioneros.

Los masivos bombardeos israelíes de la capital libanesa y de infraestructuras civiles no han menoscabado hasta la fecha la potencia de fuego de la milicia chií. Eso sí, los enfrentamientos y los ataques se recrudecen. Durante la noche, un soldado israelí ha muerto y otros tres han resultado heridos al chocar dos helicópteros modelo Apache en pleno vuelo. En total, son ocho los soldados fallecidos y otros 16 han heridos en los violentos combates librados en las últimas 48 horas en la frontera de Líbano, donde el Ejército israelí ha atacado 40 objetivos durante la noche.

El jefe del estado Mayor del Ejército israelí, el general Dan Halutz, ha dicho esta tarde que 100 milicianos de Hezbolá han muerto desde el comienzo de la ofensiva en el Líbano, el pasado día 12.

Además, la aviación ha vuelto a bombardear el país, con un saldo de cuatros civiles muertos, mientras un proyectil de artillería caía en un cuartel de la fuerza interina de la ONU en el sur del país sin víctimas. Según el Ejército de Israel, el proyectil ha sido disparado por la milicia chií. Por su parte, Hezbolá ha lanzado dos ataques esta mañana con cohetes contra Haifa el primero de los cuales ha causado 15 heridos. En los nueve días de conflicto han muerto más de 310 libaneses y 1.200 han resultado heridos y 29 israelíes. Además de las víctimas mortales, el conflicto está provocando el éxodo de miles de personas. El primer ministro libanés, Fuad Siniora, denunció ayer que el país está siendo "despanzurrado" y estimó en 500.000 la cifra de personas que han tenido que huir de sus hogares.

Lo más visto en...

Top 50