Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una investigación responsabiliza a un grupo de 'marines' de la matanza de 24 civiles en Irak

Los soldados realizaron una incursión en un pueblo del oeste de Irak tras la muerte de un compañero en un atentado, según publica hoy 'The New York Times'

Una investigación responsabiliza a un grupo de 'marines' de la matanza de 24 civiles en Irak

El pasado noviembre 24 civiles iraquíes murieron en una localidad del oeste de Irak en un enfrentamiento con un grupo de marines. Tras las confusas explicaciones iniciales, se abrió una investigación que ahora está a punto de concluir. Las pruebas recogidas indican que los soldados ejecutaron de forma metódica a los civiles en una incursión que duró entre tres y cinco horas, según publica en su edición de hoy el diario The New York Times.

Las fuentes del Congreso, del Pentágono y del Ejército citadas por el rotativo señalan que los civiles de Haditha, una ciudad de la provincia de Anbar dominada por la insurgencia suní, no murieron por una bomba, como dijeron los militares en un principio, ni en un tiroteo entre los marines y un grupo de atacantes, como se dijo después. De hecho, se ha abierto una segunda investigación paralela para aclarar si estas explicaciones fueron ofrecidas para forjarse una tapadera.

Las pruebas recopiladas, dice el periódico, indican que los civiles fueron asesinados durante una redada realizada por un grupo de marines que duró entre tres y cinco horas y que incluyó las ejecuciones de cinco hombres que estaban junto a un taxi en un puesto de control así como matanzas en al menos dos casas en las que había mujeres y niños. Una fuente del congreso dice que todo hacer pensar que fue un crimen "de naturaleza metódica".

Delito de homicidio

La matanza fue recogida inicialmente por la revista Time en marzo a partir de testimonios de supervivientes y de grupos humanitarios y que publicó fotografías extraídas de un vídeo grabado por un estudiante de periodismo iraquí. Pero los nuevos datos del Congreso, del Ejército y del Pentágono arrojan nueva luz sobre lo sucedido. Dos abogados que trabajan en el caso han indicado al rotativo que la investigación puede desembocar en una acusación formal por un delito de homicidio.

Ante la gravedad de la situación, el Times explica que el comandante de marines Michael W. Hagee ha viajado desde Washington a Irak para dar varios discursos a los soldados en lo que insiste sobre la necesidad de cumplir las leyes internacionales sobre conflictos armados, las Convenciones de Ginebra y las propias normas del Ejército estadounidense.