Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush anunciará hoy el despliegue militar en la frontera con México para frenar a los irregulares

La Casa Blanca asegura que los soldados de la Guardia Nacional "no tendrán responsabilidades ni atribuciones policiales"

El presidente de EE UU, George W. Bush, va a pronunciar esta tarde un discurso en el que anunciará el despliegue de tropas de la Guardia Nacional en la frontera con México para frenar la entrada de inmigrantes irregulares. Los militares, cuya presencia ha sido acordada con cuatro Estados, no "no tendrán responsabilidades ni atribuciones policiales", según ha adelantado un asesor de la Casa Blanca, por lo que no podrán practicar arrestos.

En el programa de televsión The Early Show de la cadena CBS Dan Barlett, alto funcionario de la Administración Bush, ha explicado que los soldados del cuerpo de la Guardia Nacional van a ser desplegados en California, Texas, Nuevo México y Arizona. Esta medida va a ser anunciada por el propio presidente Bush en un discurso que será difundido esta noche a todo el país. Mientras, el Senado reanuda hoy mismo la discusión de una reforma de la ley de inmigración.

Según Bartlett, los soldados de la Guardia Nacional "desempeñarán un papel de apoyo" de las unidades de la Patrulla de Fronteras, que depende del Departamento de Seguridad Nacional. Fuentes del Pentágono han indicado a la cadena CNN que para ese uso de las fuerzas de Guardia Nacional, el Gobierno federal firmará un convenio con los gobernadores de esos cuatro estados, bajo cuya autoridad operan las tropas estatales.

El presidente de México, Vicente Fox, habló el domingo por teléfono con Bush y le manifestó su disgusto por la posibilidad de que se empleen unidades militares en la vigilancia de la frontera común. Según la Oficina de la Presidencia mexicana, en la conversación telefónica de media hora, Bush y Fox estuvieron de acuerdo en que "la solución a los problemas fronterizos es una tarea compartida y una responsabilidad conjunta de los dos países".

12% de inmigrantes

Bush "aseguró al presidente Fox que no estaba contemplada la militarización de la frontera", y detalló "que se analizaba el apoyo administrativo y logístico por parte de la Guardia Nacional, no del Ejército, a las policías en la zona fronteriza", indicó en un comunicado la Presidencia mexicana.

La mayoría de las encuestas de opinión en Estados Unidos muestran que una alta proporción de los entrevistados está descontenta con la forma en que el presidente Bush ha manejado el problema de la inmigración. Según la Oficina del Censo, hay más de 38 millones de inmigrantes (el 12% de la población total) y entre ellos hay casi 12 millones de indocumentados. Casi el 70% de los indocumentados proviene de México o América Central.