Más de 150 muertos al explotar un oleoducto en Nigeria

El accidente se ha producido después de que unos ladrones de fuel rompieran las tuberías

Más de 150 personas han perdido la vida esta tarde como consecuencia de la explosión de un oleoducto a las afueras de Lagos, capital económica de Nigeria, según han confirmado fuentes de la policía, así como efectivos de la Cruz Roja en el país. La explosión podría haberse producido después de que un grupo de personas rompieran las tuberías por las que discurre el petróleo con el fin de extraer fuel.

Más información
Lagos (Nigeria)

La explosión se ha producido cerca del puerto de Atlas Cove, a unos 7 kilómetros al sur de Lagos, donde se encuentran muchas terminales de embarque de crudo, cuando un grupo de personas cargaba bidones de llenos de combustible robado en barcas de madera, cuyos motores habían sido dejados en marcha para facilitar la huida. La explosión de uno de los bidones, probablemente causada por el calor de un motor, se ha extendido al oleoducto y de éste a una localidad aledaña a la terminal portuaria, donde familias enteras murieron de forma instantánea.

Tras el accidente, producido en un oleoducto propiedad de la empresa estatal Nigerian National Petroleum Corporation (NNPC), un portavoz de la policía afirmó que no había víctimas mortales, pero poco después ha reconocido que se han producido más de cien muertos. Es previsible que esta cifra siga aumentando. El accidente se ha producido en Ilado Beach, localidad cercana a la capital financiera del país.

Las tareas de reconocimiento de víctimas va a ser laboriosa ya que, según ha explicado la secretaria general de la Cruz Roja en Nigeria, Abiodun Orebiyi, los cadáberes están carbonizados.

Experiencias similares

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Siniestros de este tipo son habituales en países africanos productores de petróleo. El estado sureño de Delta de Níger sufrió en el año 2000 el peor siniestro de este tipo, cuando murieron calcinadas más de 3.000 personas; y en 1998, más de 1.500 personas murieron quemadas en otro incendio de combustible derramado de una tubería en la aldea de Jesse, también en el estado de Delta.

Nigeria en miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y ocupa el sexto lugar del mundo entre los mayores productores de fuel. Las grandes tuberías de fuel son perforadas habitualmente en el país, por ladrones que venden después el combustible en el mercado negro, e incluso por grupos tribales que mantienen disputas con las multinacionales petroleras.

El hecho de estar a la cabeza en la producción de crudo no afecta, sin embargo, a los ciudadanos que han sufrido esta catástrofe, poblaciones que viven en la pobreza y que recurren al robo del crudo para subsistir, a pesar de los riesgos que conlleva.

Varios nigerianos retiran los cadáveres después de la explosión de un oleoducto en las inmediaciones de Lagos.
Varios nigerianos retiran los cadáveres después de la explosión de un oleoducto en las inmediaciones de Lagos.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS