Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chirac respalda el plan de empleo de Villepin que mantiene movilizados a los estudiantes franceses

Las protestas en Francia contra el nuevo contrato laboral para jóvenes se radicalizan con el bloqueo de trenes en diversas localidades

El presidente francés, Jacques Chirac ha salido en defensa de su primer ministro, Dominique de Villepin, en la primera de las tres jornadas de protesta contra el polémico contrato de primer empleo para jóvenes, que ha ocasionado una revuelta estudiantil que ya afecta a más de 45 de las 84 universidades francesas, según el ministerio de Educación. Para la Unión Nacional de Estudiantes de Francia (UNEF) esta cifra asciende a 52. Mientras, De Villepin ha reiterado en la sesión de control parlamentario que el polémico contrato es útil.

"El CPE funcionará, miles de contratos serán firmados en los próximos meses, miles de empleos están en juego para los jóvenes de este país", ha subrayado Villepin en la sesión de control parlamentario al Gobierno ante la Asamblea Nacional (cámara baja), en respuesta a una pregunta del líder socialista, Francois Hollande. Las razones: es "un contrato útil, porque va a crear empleos para los jóvenes en dificultad" y es "justo y equilibrado", ya que "ofrece verdaderas garantías a los jóvenes".

Mientras, París ha vivido esta tarde una protesta simbólica. Organizada por universitarios y estudiantes de institutos, la marcha ha salido de la plaza de Italia de París y tenía como destino delante de la Asamblea Nacional (cámara de diputados), donde Villepin ha afrontado la sesión de control parlamentario. Las manifestaciones han congregado a 4.300 personas en París, donde cientos de jóvenes han protagonizado enfrentamientos con agentes anti-disturbios cerca de la emblemática Sorbona. La Universidad, que fue desalojada por la policía el pasado sábado, sigue cerrada, ya que es preciso reparar los cuantiosos destrozos causados durante su ocupación la semana pasada. Cinco policías han resultado heridos y siete personas han sido detenidas a raíz de las refriegas en el Barrio Latino esta tarde, informó la Prefectura.

Las protestas en todo el país contra el nuevo contrato laboral para jóvenes se han radicalizado hoy con el bloqueo de trenes en diversas localidades y refriegas en la capital, mientras el impulsor del proyecto, el primer ministro Dominique de Villepin, se mantenía firme, respaldado por el presidente Jacques Chirac. Según la policía, unas 41.000 personas, en su mayoría estudiantes universitarios y de instituto, han salido a las calles en todo el país para manifestar su rechazo tajante al contrato para el primer trabajo (CPE).

Y es sólo el principio: una tanda de manifestaciones cada dos días es el ritmo al que tendrá que acostumbrase a partir de hoy el primer ministo francés, quien ha anulado su presencia en el VI Consejo de ministros franco-alemán de este lunes en Berlín para hacer frente precisamente a la revuelta estudiantil. Desde la capital alemana, el primer ministro, ha recibido el espaldarazo de su mentor, el presidente francés, Jacques Chirac. "Apoyo totalmente y sin reservas" la acción de Villepin contra el "problema tan delicado" de "la integración de los jóvenes en el mercado de trabajo", ha dicho el presidente francés al ser cuestionado sobre la reforma, en la rueda de prensa conjunta con la canciller alemana, Angela Merkel.