Más de 30 heridos en tres explosiones en un depósito de combustible de Reino Unido

La policía descarta, por el momento, que las explosiones hayan sido provocadas y atribuye lo ocurrido a un accidente

Al menos 39 personas han resultado hoy heridas, cuatro de ellas de gravedad, en tres potentes explosiones registradas a primera hora de esta mañana en el principal centro de distribución de combustible del sureste de Inglaterra. La policía ha descartado, por el momento, que las explosiones hayan sido provocadas y atribuye el suceso a un accidente. Una enorme nube de denso humo negro ha cubierto la zona del siniestro, próximo al aeropuerto de Luton, al norte de Londres, y ha comenzado a extenderse por los condados vecinos al de Hertfordshire, donde se ha producido el espectacular incendio.

Más información
Sofocado el incendio de la planta de almacenamiento de combustible de Londres

Unas 2.000 personas han sido evacuadas de la zona; las autoridades han pedido además a los vecinos de la zona que cierren puertas y ventanas y permanezcan en sus casas, ya que el humo producido por el incendio es irritante y puede provocar escozor en los ojos, tos y en algunos casos náuseas.

La mayoría de los heridos, casi todos leves, sufre cortes y lesiones menores, debidos a la onda expansiva, que ha ocasionado la rotura de numerosas ventanas en los edificios cercanos, entre ellos un hotel que ha sido evacuado provisionalmente. Las tres explosiones, que se produjeron casi seguidas poco después de las seis de la mañana, pudieron oírse en varios kilómetros a la redonda, incluso en algunos barrios de Londres.

Testigos presenciales hablaron en un primer momento de enormes bolas de fuego, que precedieron a densas columnas de humo negro de hasta treinta metros de altura. Un testigo, Jonathan Barr, que trabajaba en el turno de noche en un edificio próximo, ha declarado a la BBC que la explosión fue de tal fuerza que le hizo caer al suelo.

La policía atribuye las explosiones a un accidente

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

La policía ha señalado que no hay nada que indique que las explosiones estuvieran provocadas por otra cosa que no fuera un accidente, y ha desmentido las informaciones que apuntaban que algunos vecinos habían escuchado o visto un avión sobrevolando a baja altura el depósito de combustible.

Las instalaciones de Buncefield, donde se han producido las explosiones, abastecen a diversos aeropuertos de Londres, como los de Luton y Heathrow, y contienen veinte depósitos de combustible, cada uno de ellos con capacidad para 13,5 millones de litros.

El humo se extiende a otros condados

Los bomberos han dicho que pueden transcurrir varios días antes de que el incendio provocado por las explosiones esté totalmente controlado. El humo procedente del incendio en Hertfordshirese se está extendiendo a otros condados próximos como los de Oxfordshire y Buckinghamshire. A última hora de la tarde ocupaba ya un área de cientos de kilómetros, y se esperaba que llegara hasta el puerto de

Southampton, a unos 110 kilómetros de Londres.

La policía ha advertido de que pueden producirse nuevas explosiones en los depósitos de esas instalaciones, operadas por las compañías Total y Texaco, pero que también utilizan BP, Shell y British Pipeline.

Una portavoz del aeropuerto de Luton, situado a unos 16 kilómetros del centro de distribución de combustible, ha anunciado que lo ocurrido no afectará a ningún vuelo programado para hoy, al tiempo que ha garantizado que hay queroseno suficiente para los próximos días. Sin embargo, la autovía M1, próxima a ese aeropuerto y al lugar de la explosión, está cerrada en ambas direcciones, por lo que se recomienda a quienes vayan a tomar un avión que utilicen carreteras secundarias.

Dos personas contemplan asombradas una enorme columna de humo negro.
Dos personas contemplan asombradas una enorme columna de humo negro.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS