Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La rama iraquí de Al Qaeda asegura haber tomado el control de Ramadi y EE UU lo niega

Unos 400 milicianos han atacado el cuartel estadounidense y se han desplegado por las calles, según Reuters

La rama iraquí de Al Qaeda, dirigida por el terrorista jordano Abu Musab Al Zarquai, asegura haber tomado el control de la ciudad iraquí de Ramadi tras atacar el cuartel de las fuerzas estadounidenses y lanzar una ofensiva por las calles de la ciudad. Unos 400 milicianos participan en la operación, de cuya existencia han dado cuenta a la agencia Reuters habitantes de la ciudad. El mando militar norteamericano ha negado estas informaciones y asegura que la ciudad continúa bajo su control.

A primera hora de la mañana, alrededor de 400 hombres fuertemente armados y enmascarados han atacado con morteros y lanzagranadas la base militar americana, situada en el centro de la ciudad, y un edificio del Gobierno local situado en las inmediaciones. Después, han tomado el control de varias calles del centro, según informa Reuters citando a residentes de la ciudad. Luego, han establecido controles en las principales entradas y salidas de la ciudad, patrullan sus calles y han repartido panfletos reivindicando la acción en nombre de la rama iraquí de Al Qaeda. "Han tomado el control de todas las calles principales y otras secciones de Ramadi", ha dicho un corresponsal de Reuters a la agencia, añadiendo que ha visto a "cerca de 400 hombres armados controlando las calles, algunas de ellas controladas antes por los americanos".

A esta versión hay que añadir la que ha dado el corresponsal de la cadena de televisión por satélite árabe Al-Arabiya, quien ha insistido en que los insurgentes han controlado las principales calles de la ciudad durante varias horas hasta que han decidido retirarse por voluntad propia. "Al Qaeda en Irak está tomando el control de Ramadi", dicen los panfletos. "Sus militantes quemarán a los americanos y les harán volver a sus casas por la fuerza. Irak será la tumba de los americanos y sus aliados", amenazan.

EE UU asegura que no existe tal ofensiva

El mando militar estadounidense, que tiene una guarnición fortificada en Ramadi, ha asegurado que "no hay signos de actividad insurgente significativa en la ciudad". No obstante, sí ha reconocido que esta mañana una base estadounidense ha recibido el impacto de al menos "una granada ARPG, sin causar víctimas ni daños", ha explicado el capitán Jeff Pool. El oficial, responsable de relaciones con la prensa en la zona de Ramadi, ha insistido en que no ha habido ningún otro incidente en la ciudad, uno de los grandes bastiones de la insurgencia en el oeste del país. En su opinión, los rumores en torno a un asalto "demuestran lo desesperados que comienzan a estar los insurgentes".

Ramadi es la capital de la provincia de Al Anbar, la más conflictiva de Irak, situada en la frontera con Siria. Allí se concentran los insurgentes suníes y los terroristas que revientan un día sí y otro no la precaria situación del país. El Ejército estadounidense, con o sin el apoyo de las fuerzas iraquíes, ha lanzado varias ofensivas en la zona, destinadas a acabar con los insurgentes y con la entrada de terroristas a través de la frontera con Siria. Es sin duda la provincia más conflictiva del país, donde se concentra además la mayoría de la población suní, favorecida por el régimen de Sadam Husein y que ha perdido sus privilegios con la invasión americana.