Los expertos en huracanes aseguran que el Wilma es el "más potente jamás registrado"

Las autoridades mexicanas recomiendan a los turistas abandonar Cancún.- El ciclón podría tocar tierra en Florida este fin de semana

Aunque hace tan sólo unas horas parecía uno más de la desastrosa temporada de huracanes, con una categoría 2 en la escala Saffir-Simpson de cinco, el Wilma se ha transformado en uno de los más destructivos. No sólo ha alcanzado la categoría más alta, sino que, según el Centro Nacional de Huracanes (CNH), con sede en Miami, se ha convertido en "el más potente huracán jamás registrado en el Atlántico", con un potencial destructor "extremadamente peligroso", con vientos de hasta 280 kilómetros por hora. Su trayectoria amenaza a algunos países de Centroamérica, la península de Yucatán, en México, Cuba y al Estado de Florida.

Más información
Huracán 'Wilma'

El huracán ha azotado ya Haití, causando al menos 11 muertos y provocando lluvias torrenciales y deslizamientos de tierra, según el portavoz del organismo de protección civil haitiano, Alta Jean Baptiste. Tres de las muertes se produjeron en la isla La Gonave, en la bahía frente a Puerto Príncipe, mientras que las restantes ocurrieron en el sur del país, ha informado la cadena británica BBC.

En México, donde se espera con temor y en alerta la llegada del fenómeno meteorológico, las autoridades han recomendado a los turistas de Cancún, al sur del país, volver a sus casas. El ciclón ha ido aumentando su intensidad, alimentándose de las aguas cálidas del Caribe y del Golfo de México. Sus bandas de viento, de hasta 280 kilómetros por hora, y lluvias periféricas amenazan desde las islas Caimán, por el este, hasta Honduras, por el oeste, y a la península de Yucatán y el extremo occidental de Cuba hacia el norte. Se prevé que el ojo del huracán pase el viernes por el centro del canal de Yucatán -que separa a esa península mexicana de la isla de Cuba- y que afecte con mayor intensidad a Cancún o el extremo occidental cubano, dependiendo de su trayectoria.

Los pronósticos indican que Wilma podría tocar tierra el próximo sábado en un área de la costa suroeste de Florida entre los Cayos y Fort Myers, a unos 140 kilómetros de Miami. De acuerdo con los meteorólogos, el huracán podría cruzar rápidamente Florida con una ruta norte-nordeste y pasar al sur del lago Okeechobee para emerger en el Atlántico en la zona de Stuart, a unos 150 kilómetros al norte de Miami. Mantendría la fuerza de su impacto, posiblemente con categoría tres (entre 178 y 209 kilómetros por hora), ya que el sur de Florida no tiene montañas que aminoren su intensidad y, más aún, las cálidas aguas del inmenso humedal de los Everglades podrían intensificarlo.

Ante la más que previsible llegada del ciclón, las autoridades locales de los Cayos de Florida, en el extremo sur de la península de Florida, han ordenado hoy la evacuación de la zona de todos los turistas y no residentes, mientras que en Naples, Punta Gorda y Fort Myers, en la costa oeste, y en Miami y Fort Lauderdale, en el este, los residentes han comenzado a comprar provisiones y agua.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sin letras para nombrar a nuevos huracanes

Los meteorólogos del CNH ya pronosticaron el 16 de mayo pasado que en la actual temporada ciclónica del Atlántico, que comenzó el 1 de junio y termina teóricamente el 30 de noviembre, se formarían entre 12 y 15 tormentas y de 7 a 9 ciclones. En el recuento casi final de la temporada, se han formado hasta ahora 21 tormentas tropicales. De éstas, 12 se han convertido en huracanes, incluyendo al ciclón Wilma, y seis han alcanzado la categoría 3, 4 ó 5 en la escala de Saffir-Simpson, contando a Wilma.

El meteorólogo estadounidense William Gray, conocido como el gurú de los huracanes, dio en la diana cuando, además de pronosticar la activa temporada ciclónica atlántica, advirtió de que en octubre llegarían tres tormentas más. Gray abundó más al decir que dos de esas tormentas se convertirían en huracanes, uno de ellos con vientos de más de 179 kilómetros por hora. Hablaba de Wilma, aunque no le habían puesto aún nombre. El abecedario anglosajón de los ciclones se acaba en la letra W (no utilizan las tres últimas letras del abecedario -X, Y y Z- para nombrar huracanes porque consideran que no hay suficientes nombres en inglés con esas letras), y con ello se echa el cierre teórico a la temporada, pero advierten los meteorólogos de que si hay más huracanes, utilizarán el alfabeto griego que tiene 24 letras.

Imagen infrarroja de Wilma en el Centro Nacional de Huracanes de EE UU.
Imagen infrarroja de Wilma en el Centro Nacional de Huracanes de EE UU.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS