Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El violento terremoto de Cachemira causa más de 19.000 muertos sólo en Pakistán

El número de víctimas varía desde los 18.000 que computa el Ejército a los 30.000 que calcula el Gobierno regional

El violento terremoto de Cachemira causa más de 19.000 muertos sólo en Pakistán

El Ministerio del Interior paquistaní ha ofrecido la primera cifra oficial de víctimas tras el violento terremoto que ayer sacudió Cachemira: 19.136 muertos y 42.397 heridos. Las autoridades locales, en cambio, aseguran que los fallecidos pueden rondar los 30.000 en la parte de la región bajo control paquistaní. En la vecina India las autoridades han elaborado un balance provisional con cerca de 600 cadáveres. Entre los desaparecidos figura un español que se alojaba en una torre de pisos de Islamabad que se derrumbó con el seísmo.

El responsable de Comunicaciones y Servicios Públicos de la región, cuya sobernía se disputan India y Pakistán, ha afirmado que decenas de pueblos han sido borrados del mapa y que ninguno de sus habitantes parece estar vivo. Mientras la ciudad de Muzaffarabad, capital de la parte paquistaní de Cachemira, está totalmente devastada. El segundo lugar más afectado es Bagh, a unos 40 kilómetros al sur. Según los datos recabados por la ONG Oxfam, la parte paquistaní de Cachemira fue la más destruida por el terremoto y precisa de ayuda inmediata para los desplazados, ya que las temperaturas han empezado a bajar. Un responsable de esta institución ha dicho que se "ha iniciado una evaluación en tres de las cinco áreas donde ya tiene equipos desplegados" y que los damnificados "precisarán urgentemente de mantas".

Ayuda urgente

El presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, ha pedido a la comunidad internacional asistencia financiera para superar el seísmo mientras multitud de países comienzan a anunciar sus compromisos de ayuda. "Tenemos bastantes fuerzas humanas pero necesitamos apoyo financiero para utilizarlo de forma adecuada y hacer frente a esta tragedia", ha dicho Musharraf. Esta misma tarde (hora española), el Banco (BM) ha anunciado un préstamo de 20 millones de dólares y el Banco Asiático de Desarrollo (BAD) otro de diez millones para la reconstrucción de las zonas devastadas por el terremoto en Pakistán. Estados Unidos, estrecho aliado de Pakistán en su lucha contra el terrorismo, también ha tendido la mano para ofrecer "toda la ayuda que sea posible" para socorrer a las víctimas, según ha dicho George W. Bush. El presidente estadounidense ha adelantado que EE UU enviará ocho helicópteros militares para evaluar qué otro tipo de ayuda puede suministrar Washington. España también ha movilizado ayuda. Así, la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Leire Pajín, ha informado de que mañana partirá hacia Pakistán un avión con artículos de primera necesidad y equipos sanitarios y de rescate.

El seísmo, de 7,6 grados en la escala de Richter, tuvo su epicentro en la región de Cachemira y sacudió, además de Pakistán, India y Afganistán. El primer balance oficial señaló que los fallecidos eran 3.000, pero todo hacía presagiar que a medida que pasasen las horas el número de víctimas iba a aumentar considerablemente, ya que algunas de las zonas afectadas son remotas y de difícil acceso. Los servicios de rescate continúan con las labores de búsqueda de cuerpos entre los escombros de los edificios, colegios y viviendas derribadas.

El temblor y las fuertes réplicas que le siguieron provocaron derrumbes y corrimientos de tierras, incluso en Islamabad, la capital de Pakistán. En Mansehra, una ciudad fronteriza con Afganistán, 350 niños perdieron la vida al hundirse la escuela en la que se encontraban dando clase. En otra aldea del mismo distrito murieron otros 50 niños en un derrumbe similar.

"El peor temblor en 100 años"

"Ha sido el peor temblor en los últimos 100 años", dijo ayer Qamar uz Zaman Chaudhry, director del Departamento Meteorológico de Pakistán. Una de las escenas más impactantes de esta tragedia se vivió en Islamabad, donde una de las torres Margalla, un lujoso edificio de apartamentos, se derrumbó mientras la otra cayó parcialmente.

Ante la magnitud de la tragedia, la ONU ha anunciado el envío de coordinadores para preparar la respuesta mundial a un terremoto que ha destrozado pueblos enteros. "Sabemos que cada hora cuenta en un terremoto de esta magnitud y Naciones Unidas está preparada para asistir a los países afectados", ha declarado el coordinador de Emergencias y Asuntos Humanitarios, Jan Egeland.

Protestas en India

Las víctimas son numerosas a ambos lados de la disputada región de Cachemira. En la parte de la provincia dominada por India, el número de muertos asciende ya a 600 y los heridos se acercan al millar. Además, 5.700 casas han resultado dañadas por el temblor. Mientras tanto el Ejército indio se ha desplegado en la zona y procede al reparto de alimentos de primera necesidad, medicinas y agua potable.

A pesar de todo la población se ha manifestado porque consideran que la ayuda gubernamental y militar no es suficiente. Alrededor de 200 personas bloquearon la carretera entre Baramulla y Uri mientras acusaban al Gobierno de ignorarles. El ministro de economía cachemir ha negado estas acusaciones y ha achacado al mal tiempo la lentitud en las tareas de ayuda y rescate: "El terremoto ha causado muchos daños en las infraestructuras y la red de comunicaciones. El tiempo no acompaña lo que bloquea la ayuda al menos temporalmente". Según el ministro "puede haber sitios donde se hayan producido retrasos pero los funcionarios y agentes también son personas".

Un español desaparecido

Entre los miles de desaparecidos hay un ciudadano español, según ha informado el Ministerio de Asuntos Exteriores. Esta persona, cuya identidad no ha sido facilitada, tenía un apartamento en una torre de pisos de Islamabad que se derrumbó a causa del seísmo, ha indicado el embajador, José María Robles Fraga, a la agencia Efe.

"No lo hemos podido localizar y como es lógico estamos preocupados por lo que haya podido pasar. Ha sido un terremoto muy fuerte, se siguen produciendo réplicas y por desgracia el edificio donde tenía su residencia es uno de los destruidos en Islamabad", ha indicado el diplomático.

Más información