Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una oleada de atentados siembra el terror en un área turística de la isla de Bali

La explosión casi simultánea de varias bombas causa al menos 24 muertos y un centenar de heridos, entre ellos varios turistas occidentales

La explosión casi simultánea de varias bombas en un área turística de Bali ha causado al menos 24 muertos, entre ellos tres o cuatro ciudadanos occidentales, y un centenar de heridos esta tarde (sábado noche en la isla indonesia), han informado fuentes médicas a la agencia de noticias española Efe.

Las localidades turísticas de Kuta, Jimbaran y Nusa Dua fueron sacudidas por cinco explosiones en apenas diez minutos.

La radio pública australiana ha informado de que un turista de este país ha muerto y otros tres han resultado heridos, citando al ministro de Asuntos Exteriores, Alexander Downer. Un responsable de los equipos de seguridad indonesios ha informado además de que un japonés ha fallecido. El embajador de España en Yakarta, Dámaso Larios, ha señalado a Efe que no tiene conocimiento de que haya españoles entre las víctimas, aunque "todavía es pronto para hablar de cuántas víctimas hay y de nacionalidades".

La primera explosión se ha producido a las 18.50 (12.50, hora peninsular española) en la playa de Yimbaran, en un café repleto de gente; poco después se producía otra en un establecimiento hotelero cercano de la cadena Four Seasons. La policía halló poco más tarde otros siete artefactos explosivos enterrados en la arena de la playa de Yimbaran.

A las 19.05 estallaban otras dos bombas en Kuta, en un centro comercial y en el café Raja, a tan solo 30 kilómetros de Yimbaran. En esta playa, la policía se ha desplegado para rescatar a víctimas y supervivientes con linternas, puesto que el suministro eléctrico ha quedado interrumpido.

Una cabeza arrancada

La isla es un paraíso turístico de clima tropical y playas de ensueño, que ya en octubre 2002 fue escenario de un terrible atentado; entonces, una explosión en una discoteca de Kuta causó 202 muertos y 500 heridos, en su mayoría turistas autralianos. El atentado fue atribuido a la Yemaa Islamiyah, la rama de la red terrorista Al Qaeda en el sudeste asiático.

Un testigo ha dicho que se encontró la cabeza de una persona arrancada por una de las explosiones de Yimbaran. Fuentes oficiales de la lucha antiterrorista en Indonesia han señalado a la agencia española Europa Press que detrás de este suceso está "claramente el trabajo de terroristas".

El presidente del país, Susilo Bambang Yudhoyono, ha condenado "el ataque terrorista". "Como presidente de Indonesia condeno estos actos inhumanos. Es obvio que esto es un acto terrorista porque ha sido indiscriminado y cometido en sitios públicos", ha declarado en una rueda de prensa en el aeropuerto militar de Yakarta.

Hasta el momento, ninguna organización se ha atribuido la matanza, aunque todo apunta a que podrían ser obra de la

Yama Islamiya (YI), la rama de la organización terrorista Al Qaeda en el sureste asiático. El objetivo de Yama Islamiya es crear un Estado islámico en Indonesia, Malaisia y el sur de Filipinas.

En el último año parte de esta red terrorista había sido desarticulada y las autoridades habían capturado a miembros clave. Sin embargo, los supuestos maquinadores de los ataques, los malaisios Noordin Mohammad Top y Azahari bin Husin, siguen en paradero desconocido. Estados Unidos y Gran Bretaña ya habían advertido del elevado riesgo de nuevos atentados en esta zona.

Mayoría hindú en un país musulmán

Indonesia (una república independiente desde 1949, tras hacer efectiva mediante una guerra contra los holandeses la declaración de intenciones proclamada cuatro años antes) tiene casi 240 millones de habitantes, la mayoría de los cuales (el 86,9%) son musulmanes; eso convierte a este país en el de mayor número de miembros de esta comunidad del planeta. Sin embargo, Bali es un caso único, pues el 91% de su población es de religión hindú. Así, la sensación en esta isla es, como señalaba un empresario hotelero a EL PAÍS hace un año, que "los radicales islámicos viene aquí a saldar sus cuentas con Estados Unidos, Australia u Occidente", en lugar de hacerlo en cualquier otra parte del país de mayoría islámica.

Los 1,9 millones de kilómetros cuadrados de superficie de Indonesia se dividen entre 17.000 islas, de las que sólo algo menos de 6.000 están habitadas. Bali es la joya de esta corona insular por sus encantos naturales. Su economía depende un 80% del turismo, y aún no se había recuperado completamente tras la explosión de tres bombas en un restaurante y una discoteca el 12 de octubre de 2002, precisamente en la misma zona en la que se ha producido uno de los atentados de hoy, Kuta, uno de los lugares más concurridos de la isla.

Más información