Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA RETIRADA DE GAZA

Abbas proclama que la evacuación de Gaza es "fruto del sacrificio del pueblo palestino"

Desalojada la sinagoga de Gadid, uno de los focos de la última resistencia de los colonos en Gaza

El presidente palestino, Mahmud Abbas, Abu Mazen, ha asegurado hoy que la retirada israelí de la franja de Gaza es el resultado de los sacrificios y la paciencia del pueblo palestino. Abbas ha hecho esas afirmaciones durante un mitin político en la ciudad de Gaza, con ocasión de la retirada israelí de los 21 asentamientos en ese territorio.

En un discurso ante un público entregado en las pistas del aeropuerto internacional de Gaza, actualmente cerrado, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) también ha declarado que "con la ayuda de Dios, inauguraremos un aeropuerto en Gaza, y será nuestra apertura al mundo". Asimismo, ha prometido que su Gobierno construirá casas para los palestinos en las zonas que Israel evacúe y ha aclarado que la retirada de ese territorio es sólo "un primer paso" para futuras evacuaciones en lugares como Cisjordania o el este de la ciudad de Jerusalén.

Abbas ha añadido que los palestinos están viviendo unos "días históricos de alegría". Sus palabras han sido interrumpidas cada poco por vítores de cerca de 700 palestinos que agitaban banderas y portaban fotografías de víctimas de la lucha con Israel. Abbas y el Movimiento de la resistencia Islámica, Hamás, compiten por atribuirse la victoria de la retirada de Gaza, una decisión tomada unilateralmente por el Gobierno israelí. Hamás sostiene que sus ataques han llevado a que Israel salga del territorio, mientras que Abbas espera hacerse con mayor prestigio político mediante una mejora de la vida diaria de los palestinos de Gaza tras la evacuación.

Además, Abbas ha prometido que el aeropuerto, cuyas pistas fueron destruidas por las fuerzas israelíes al comienzo de la segunda Intifada en septiembre del año 2000, reanudará pronto sus operaciones, incluso aunque todavía no se haya alcanzado un acuerdo con Israel sobre los procedimientos de seguridad. El aeropuerto está cerca del campo de refugiados de Rafá, en el que miles de personas se han quedado sin hogar debido a las demoliciones perpetradas por los israelíes. Finalmente, ha dicho que dará voz a las generaciones más jóvenes, en respuesta a una protesta extendida que apunta que los más veteranos en su partido, Al Fatá, se niegan a dejar sus puestos, y eso no permite la entrada de sangre nueva en la formación. "Los jóvenes son el futuro de su país, y este el momento para que los jóvenes jueguen un papel en la vida y en la Autoridad Palestina", ha concluido.

Desalojos por la fuerza

Mientras, el Ejército israelí prosigue hoy, por tercer día consecutivo, con el desalojo por la fuerza de las colonias de la franja mediterránea. Hoy ha expulsado de una sinagoga a algunos de los últimos grupos que se resisten a abandonar los asentamientos judíos en una operación en la que los militares han tenido que saltar barricadas en fuego y reducir a los oponentes, que proferían gritos de "¡Nazis!". El 80% de las colonias han sido ya vaciadas, sin embargo, un puñado de jóvenes israelíes evacuados ha conseguido penetrar uno de los enclaves palestinos, según informan fuentes militares. Mientras, los servicios de seguridad israelíes han anunciado que el martes comenzará la evacuación forzada de dos nuevos asentamientos.

Decenas de jóvenes israelíes se concentraron en el interior de la sinagoga de Gadid intentando evitar a toda costa su desalojo. Según establece el plan de retirada de Gaza aprobado por el primer ministro israelí Ariel Sharon, los más de 8.000 colonos que residían hasta este mes en los 21 asentamientos de Gaza y otros cuatro de Cisjordania debían abandonar sus hogares antes de la medianoche del martes. Desde entonces, las tropas israelíes evacuan por la fuerza a los colonos radicales que han desoido las advertencias de su Gobierno.

Los militares hebreos, que se han apresurado en desmantelar las colonias más duras antes de que comience esta tarde el Sabbath, el descanso judío, se enfrentan a los insultos de los colonos, quienes arrojan contra ellos basura y pintura en protesta por el acto que consideran "criminal". "Esto es un atentado contra todo lo que es sagrado para los judíos", se quejó Boaz Puterel haciéndose eco de los mensajes ultranacionalistas hebreos según los cuales los territorios ocupados en Gaza son parte de un regalo de dios al pueblo hebreo. Al iniciarse esta tarde la jornada sabática en Israel se suspenderán las demoliciones y el desalojo forzoso de otros asentamientos, que se reanudarán el próximo domingo.