Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU levanta la inmunidad a dos diplomáticos acusados de soborno

El ex director ejecutivo y un alto funcionario del programa Petróleo por Alimentos aceptaron sobornos de empresas que participaron en dicha iniciativa humanitaria

La investigación sobre la presunta corrupción de la ONU en Irak se ha cobrado hoy la primera detención de un ex alto funcionario, Alexander Yakovlev, quien pudo haberse embolsado cerca de un millón de dólares en comisiones ilegales. La detención ha sido posible por la decisión del secretario general de la ONU, Kofi Annan, de levantar la inmunidad diplomática sobre este antiguo responsable de la asignación de contratos en el seno del ambicioso programa humanitario Petróleo por Alimentos.

Este programa, el mayor gestionado nunca por la ONU, permitió a Irak en los años más duros del embargo internacional vender petróleo a cambio de comprar bienes de primera necesidad para la población, lo que le llevó a mover 64.000 millones de dólares en apenas siete años. Tan alta cantidad de dinero generó corruptelas en el seno de la ONU, tal y como denunciaron hace meses algunos sectores críticos con la organización y hoy ha confirmado el responsable del equipo independiente que investiga el presunto fraude, Paul Volcker.

"Nuestras conclusiones son significativas y preocupantes", ha dicho Volcker en la presentación del tercer informe sobre esta investigación, que se ha desarrollado hasta ahora de manera interna. El informe confirma que hubo prácticas corruptas en el seno de la organización, en concreto en el caso del hasta el pasado fin de semana director del programa, Benon Sevan, al que se acusa de embolsarse 150.000 dólares.

El IIC también ha encontrado "evidencias convincentes" de que el encargado de la asignación de contratos, Alexander Yakovlev, pudo haber obtenido unos 950.000 dólares procedentes de empresas interesadas en participar en el programa.

Sevan no colabora

La detención de Benon Sevan podría no ser factible por encontrarse en su país natal, Chipre, según ha informado hoy Volcker, quien ha denunciado públicamente que el ex director del programa humanitario no colabora con los investigadores desde hace seis meses.

Además de pedir que se levante la inmunidad diplomática, Volcker ha solicitado a Annan que atienda todas las peticiones de la Justicia para facilitar el procesamiento de las personas que han colaborado con los altos funcionarios en esta trama de comisiones. El informe difundido hoy no sólo confirma que Sevan obtuvo un beneficio económico ilegal, sino que además aporta una motivación: su precaria situación financiera.

Así, el dossier determina que el dinero que Sevan y su esposa fueron ingresando en depósitos bancarios, hasta sumar 147.184 dólares, no procedía de un familiar ya fallecido, sino de las comisiones que recibía por el sobreprecio en la venta de petróleo. A ello contribuyeron los directivos de la empresa African Middle East Petroleum (AMEP), Efraim Nadler y Fakhry Abdelnur, quienes abonaron dinero en metálico a Sevan a cambio de la asignación de petróleo iraquí durante los años del embargo. Ambos directivos petroleros son familiares del anterior secretario general de la ONU, el egipcio Butros Butros-Ghali, pues Nadler es cuñado y Abdelnour primo.

Un "esquema corrupto"

El informe de Volcker analiza también la actuación de Yakovlev, de quien dice tener "pruebas" convincentes de que pudo obtener cerca de 950.000 dólares a través de un "esquema corrupto" puesto en marcha junto al ciudadano francés Yves Pintore. Existen pruebas de que los dos individuos pidieron sobornos a una empresa interesada en participar en el programa humanitario, SGS, a quienes suministraron "información confidencial, valoraciones internas y consideraciones" sobre los procesos de selección.

Tras las revelaciones de hoy, la Comisión tiene pendiente dar a conocer en septiembre un informe mucho más amplio sobre la manera como se administró el programa, así como un amplio listado sobre las empresas que participaron en él, tanto en la compra de petróleo como en la venta de bienes de primera necesidad.