Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los golpistas de Mauritania designan como nuevo líder del país al jefe de la policía nacional

El consejo militar prevé gobernar el país africano durante los dos próximos años

Los militares golpistas que derrocaron ayer al presidente de Mauritania, Uld Taya, han designado como nuevo líder de este país africano al jefe de la policía nacional, el coronel Ely Ould Mohamed Vall.

El Consejo Militar por la Justicia y la Democracia, formado por 16 altos oficiales, ha anunciado el nombramiento de Mohamed Vall en un comunicado de la Agencia Mauritana de Información. Esta junta militar prevé gobernar el país durante los dos próximos años, "indispensables para la preparación y la puesta en marcha de verdaderas instituciones democráticas", según el comunicado. La nota asegura que se respetarán "todos los tratados y convenios internacionales ratificados por Mauritania".

Vall, de 55 años, jefe de policía desde 1987, es conocido por su carácter calmado y hermético y ha sido considerado un confidente cercano a Taya durante más de dos décadas.

El ex presidente se encontraba fuera del país, ya que había asistido al funeral del rey Fahd de Arabia Saudí. En su ausencia se ha producido el golpe. Uld Taya no ha podido volver y su avión aterrizó en la capital de Níger, Niamey. La Junta Militar ha asegurado que tiene controlada la capital, Nuakchot, en la que ayer los habitantes celebraron en sus calles la caída del Gobierno del coronel.

El golpe comenzó cuando las fuerzas de la guardia presidencial comenzaron a desplegarse para controlar los principales puntos estratégicos, como el palacio residencial, la radio, la televisión y otras instituciones del Estado. Las razones del derrocamiento, según el comunicado de los golpistas, es "terminar con las prácticas totalitarias" que venían denunciando los opositores y los autores de otras intentonas golpistas.

Oficiales del Ejército mauritano encabezaron el 8 de junio de 2003 una tentativa golpista que fue sofocada por las tropas leales al presidente después de 36 horas de combates. Cinco meses después, Uld Taya fue reelegido presidente por mayoría absoluta para un tercer mandato de seis años, en unas elecciones que la oposición calificó de fraudulentas.

La UE muestra su "gran preocupación"

La Comisión Europea expresó ayer su "gran preocupación" por la situación en Mauritania, por lo que lanzó un llamamiento para que el país africano regrese al orden constitucional. El comisario europeo de Desarrollo y Ayuda Humanitaria, Louis Michel, declaró que "la Comisión europea seguirá muy atentamente la evolución de los acontecimientos y, cuando llegue el momento, evaluará la situación en función de las disposiciones aplicables del acuerdo de Cotonú, del que Mauritania es firmante". Este acuerdo rige las relaciones comerciales y de cooperación entre la UE y el grupo de países ACP (África, Caribe y Pacífico). El Gobierno español, a través del Ministerio de Asuntos Exteriores, también condenó el golpe y expresó su confianza en que se restablezca "lo más rápidamente posible la plena normalidad democrática". El Gobierno de EE UU se sumó a estas condenas.

Taya es un antiguo coronel del ejército que llegó al poder en 1984 tras un golpe de Estado. A lo largo de los años se ha formado en su contra una oposición de militares, implicados en fracasados golpes de estado, partidos políticos democráticos, panárabes e integristas. Además de las reivindicaciones para la democratización, el establecimiento de relaciones diplomáticas con Israel en 1999 ha sido otro motivo de discordancia con la oposición.