Reportaje:

"Escapamos de milagro"

Uno de los españoles que presenciaron las explosiones relata el infierno vivido

Un grupo de españoles que trabaja en la planta de gas de Damietta, en el delta del Nilo, perteneciente a la empresa Segas, se había desplazado a Sharm el-Sheij aprovechando un largo puente, y aunque se alojaban en distintos hoteles, se dieron cita para cenar juntos en uno de los lugares más famosos de la ciudad. Al terminar la cena, y cuando se dirigían a sus coches, fueron testigos de las explosiones en el Hotel Ghazala Gardens, que ha quedado destrozado.

Más información

Contactado por teléfono desde El Cairo, Fernando Lema ha relatado cómo vio delante de él una potente explosión que destrozó el Hotel Ghazala Gardens y que lanzó por los aires objetos y personas, hasta el punto de arrojar medio cadáver al otro lado de la calle, según pudo ver él mismo y varios de sus compañeros. "La onda expansiva fue tremenda, hasta el punto de que vimos un cadáver partido por la mitad que había sido lanzado hasta el otro lado de la calle y había aterrizado en el jardín de enfrente, justo donde se aloja otro español", ha contado.

Fernando Lema forma parte de un grupo de una veintena de españoles que se encontraba en la ciudad y que trabajan para Segas, empresa participada mayoritariamente por Unión Fenosa Gas, que cuenta con una planta de licuefación de gas en Damietta, en el delta del Nilo.

Cuatro de sus compañeros, que se encontraban demasiado cerca de la explosión que destrozó el hotel, resultaron heridos, uno de ellos sólo con rasguños, mientras que otros tres tuvieron que ser hospitalizados.

Fernando Lema ha explicado que oyeron al menos tres explosiones, dos de ellas en el mismo hotel Ghazala Gardens. Según su descripción, pudo tratarse de una trampa, pues la primera explosión fue leve, y atrajo a muchos curiosos o a gente que quería ayudar, y fue más tarde cuando se produjo una potente deflagración que destrozó toda la parte frontal y la recepción del hotel.

El testigo ha relatado cómo, antes de que pudieran reaccionar al tremendo impacto de la segunda explosión, pudieron oír una tercera, que situó en un punto entre el Hard Rock Café y el Buda Bar, dos de los locales más populares de Sharm el-Sheij. Todos los españoles acababan precisamente de cenar en el Hard Rock Café, y tuvieron la suerte de abandonar el lugar justo antes de la tercera explosión. "Escapamos de milagro", ha afirmado Fernando Lema.

Lo más visto en...

Top 50