Un ex comandante de Guantánamo permitió abusos similares a los de Abu Ghraib

Un preso saudí fue obligado a vestirse con un sujetador, además de otras vejaciones

El Ejército estadounidense no tomará acciones contra el ex comandante de la prisión de Guantánamo, Geoffrey Miller, a pesar del uso de técnicas de interrogación abusivas similares a las utilizadas en la prisión de Abu Ghraib (Irak).

Investigadores militares describieron en un informe, presentado hoy ante el Comité de Servicios Armados del Senado, el trato dado a Mohamed al-Qahtani, un saudí al que consideran vinculado con los atentados del 11 de septiembre de 2001 en EEUU (11-S), y que fue capturado en diciembre del 2001 en la frontera entre Afganistán y Pakistán.

Al-Qahtani fue obligado a vestirse con sujetador y ponerse ropa interior femenina en la cabeza, sometido a registros corporales sin justificación, amenazado con perros, obligado a colocarse una correa al cuello y actuar como un perro.

El uso de estas técnicas, similares a las seguidas en la prisión iraquí de Abu Ghraib, forzaron a los investigadores militares a recomendar que el ex comandante de la prisión de Guantánamo, el general Geoffrey Miller, fuese reprendido por su falta de supervisión.

El comandante del Comando Sur estadounidense, el general Bantz Craddock, señaló ante el Comité que se negó a seguir la recomendación de los investigadores por entender que las técnicas no violaron las leyes estadounidenses.

El teniente general del Ejército del Aire que dirigió la investigación, Randall Schmidt, señaló que "el trato fue abusivo y degradante" y que las técnicas utilizadas fueron autorizadas por el Pentágono. "Al final, no hubo tortura. Las operaciones de detención e interrogación fueron seguras y humanas", afirmó, sin embargo, Schmidt.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

"Infracciones menores"

El senador republicano James Inhofe señaló que los abusos contra Al-Qahtani son "infracciones menores" y que su revelación ante el mundo y la prensa pueden dañar la imagen de los Estados Unidos. "No estamos haciendo nada que nos haga avergonzarnos", dijo Inhofe.

Pero el senador demócrata Edward Kennedy afirmó que está "profundamente preocupado sobre el fallo, ante el rechazo de nuestros líderes militares y civiles a solicitar responsabilidades por los repetidos informes de abuso y tortura de los prisioneros en Guantánamo".

La investigación es consecuencia de la publicación de una serie de documentos de la Agencia Federal de Investigación (FBI) en los que se describen los supuestos abusos contra los detenidos en Guantánamo, como mantener posiciones forzadas durante días. En la actualidad, hay alrededor de 520 prisioneros en esa base militar estadounidense en Cuba.

Un cono amarillo, colocado en una de las galerias de la prisión de Guátanamo, indica la hora de la oración.
Un cono amarillo, colocado en una de las galerias de la prisión de Guátanamo, indica la hora de la oración.REUTERS

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50