Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 17 muertos en una nueva oleada de atentados en Bagdad y Kirkuk

El ataque más grave se ha producido en Kirkuk, con 13 policías muertos

Al menos 17 iraquíes han muerto hoy en dos atentados con bomba perpetrados en Bagdad y Kirkuk, al norte del país, en una jornada en la que se han multiplicado las explosiones en la capital y otras ciudades. El más grave de los ataques, la mayoría reindicados por la red terrorista Al Qaeda, se ha producido en Kirkuk, donde han muerto 12 policías, mientras que en Bagdad han perdido la vida otros cinco iraquíes, además de resultar heridos cuatro contratistas de Estados Unidos.

La red terrorista Al Qaeda se ha hecho responsable en un comunicado difundido en Internet del atentado con coche bomba contra un convoy del Departamento de Defensa estadounidense en Bagdad, que ha causado la muerte a cinco iraquíes y heridas a cuatro contratistas estadounidenses. Según fuentes militares norteamericanas, la explosión ha provocado además daños en cinco automóviles civiles y en dos de servicio público, y ha dejado un reguero de chatarra y coches ardiendo en la carretera que une Bagdad con el aeropuerto.

"Una de nuestras brigadas de candidatos al martirio se mezcló con un convoy militar americano en la carretera del aeropuerto y se hizo explotar, destrozando a los infieles", asegura Al Qaeda a través de un comunicado difundido en Internet y cuya autenticidad no se pudo verificar.

Cuatro bombas en Bagdad

Ésta ha sido la primera de las cuatro bombas que han estallado en el centro de Bagdad. Las otras tres no han causado víctimas, pero dos de ellas, que han explotado muy cerca una de la otra, han prendido fuego a un camión cargado con combustible. Además, a unos 15 kilómetros de Kirkuk, al norte, han muerto 12 policías que acordonaban una zona para desmantelar lo que parecía una bomba, cuando un segundo artefacto ha hecho explosión.

Por otro lado, tropas de Estados Unidos se enfrentaron ayer a traficantes de armas e insurgentes en la localidad de Qaim, en la frontera con Siria, y mataron a nueve insurgentes e hirieron a 12. Ningún estadounidense resultó herido.

Según algunos residentes, alrededor de una docena de rebeldes fueron enterrados en la zona, sin ser llevados al hospital, pero esta información no ha sido confirmada. Al Qaeda también se declaró responsable de los enfrentamientos de Qaim. Según fuentes militares estadounidenses, la semana pasada se hicieron en la zona dos redadas que permitieron capturar a traficantes que "confesaron haber traído armas, combatientes extranjeros y dinero para los terroristas desde Siria.