Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU cambia amenazas por incentivos económicos para que Irán abandone su programa nuclear

Washington permitirá que Teherán emprenda negociaciones para entrar en la Organización Mundial del Comercio y que reciba repuestos para sus aviones civiles

Estados Unidos ha decidido esconder por el momento el palo tras la espalda y optar por la táctica de la zanahoria para lograr que Irán abandone su programa militar nuclear. En la línea de la estrategia diplomática desplegada hasta ahora por la Unión Europea, y que Estados Unidos ha torpedeado sistemáticamente con sus amenazas contra el régimen de Teherán, la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, ha dicho hoy que su país ofrecerá incentivos económicos a Irán para lograr este fin.

De forma fría y con un instrumento diplomático de bajo nivel, un comunicado público, el Departamento de Estado ha detallado sus intenciones y algunas de las medidas que pretende adoptar para convencer a Teherán: le permitirá iniciar el proceso de conversaciones para su futura entrada en la Organización Mundial del Comercio (OMC), y posibilitará que se le suministren repuestos para aviones civiles, eso sí, examinando cada caso de forma individualizada para evitar que sean desviados a la industria militar, y dando prioridad a las exportaciones que vengan de la Unión Europea.

Posteriormente, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha declarado, en un acto en Luisiana, su satisfacción porque EE UU y Europa "hablen con una sola voz" sobre el programa nuclear de Irán. "Espero con anticipación a colaborar con nuestros amigos europeos para dejar muy claro al régimen iraní que el mundo libre no tolerará que tengan un arma nuclear", ha dicho Bush.

Ya a finales de febrero, durante su gira por Europa y Rusia, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, abrió la puerta a un giro en sus relaciones con Irán. Washington parecía así dispuesto a respaldar las negociaciones diplomáticas emprendidas por la UE para que Teherán desmantele su programa de armas nucleares a cambio de ayuda económica y tecnológica y de reconocimiento diplomático. Ya entonces se apuntaba el respaldo a la entrada en la OMC como una medida de peso.

En cualquier caso, Estados Unidos se guarda un as en la manga a modo de presión, las posibles sanciones que podría aplicar el Consejo de Seguridad de la ONU si la vía diplomática no da resultados. Sobre una nueva guerra, Bush fue claro: es "ridículo" pensar que ya esté preparada, pero no se descarta ninguna opción para evitar que Irán "desarrolle un programa de armas nucleares bajo la cobertura de un programa nuclear de uso civil".