Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

Abu Mazen pide un "alto el fuego mutuo" en su toma de posesión como presidente palestino

Dimiten numerosos miembros de la comisión electoral denunciando presiones de la AP en las elecciones

Mahmud Abbas ya es el nuevo presidente de los palestinos. Conocido como Abu Mazen, ha jurado hoy en Ramala su cargo de presidente de la Autoridad Palestina en un acto en el que ha llamado a un "alto el fuego mutuo" entre israelíes y palestinos, condenando tanto el atentado que ayer acabó con la vida de seis israelíes en Gaza como la represalia del ejército israelí, que ha matado a siete palestinos en la misma ciudad. Mientras, la toma de posesión de Abbas se ha visto empañada por la dimisión de 46 miembros de la comisión electoral palestina, que denuncian irregularidades e intimidaciones por parte de la AP durante las votaciones del pasado domingo.

Abbas ha tomado posesión como presidente de la AP en la Muqata, el complejo presidencial de Ramala donde yace el anterior presidente palestino, Yasir Arafat. Abbas ha llamado a un alto el fuego mutuo entre israelíes y palestinos. "Nuestra mano está tendida hacia el socio israelí para llegar a la paz", ha dicho Abbas en el acto, "buscamos un alto el fuego mutuo que acabe con este círculo vicioso. La paz solo se puede conseguir trabajando juntos por una solución permanente". El alto el fuego incluiría a las facciones armadas palestinas y a Israel, de modo que se puedan retomar las negociaciones de paz. Aunque en el acto no ha explicado cómo piensa tratar con los radicales, su ministro de Exteriores, Nabil Shaat, ha anunciado horas después que Mazen se desplazará el lunes a Gaza para "relanzar el diálogo con todos los grupos palestino, en particular Hamás y la Yihad, con vistas a intentar un alto el fuego con Israel".

Sin embargo, Abbas ha llamado a un alto el fuego en un momento delicado: soldados israelíes han matado hoy a ocho palestinos en Gaza, en represalia por el atentado de ayer en el que tres suicidas palestinos acabaron con la vida de seis israelíes. Tras el atentado, el Gobierno de Ariel Sharon decidió congelar todo contacto con el nuevo Gobierno palestino, incluyendo una reunión con el propio Abbas, poniendo una nueva piedra en el camino de la paz en la región. Sharon quiere que el Gobierno palestino acabe con los grupos radicales para empezar a negociar.

Destinados a convivir

"Condenamos estas acciones, ya sean por parte de las fuerzas de ocupación israelíes o por las facciones palestinas (...) Esto no ayuda a traer la calma necesaria para emprender un creíble y serio proceso de paz", ha dicho Abu Mazen. "Somos dos pueblos destinados a vivir puerta con puerta y a compartir la tierra. Comencemos a aplicar la hoja de ruta para poner fin, de una vez por todas, al conflicto histórico que nos enfrenta", ha dicho. En clave interna, ha apelado a un proceso de construcción de la unidad nacional", del "diálogo entre todas las fuerzas" y al avance hacia la normalización de las "instituciones" y hacia "la paz". Sin embargo, en ningún momento ha explicado cómo hará frente a las acciones de los militantes palestinos, cuyas acciones provocaron una ruptura de lo contactos por parte de Israel tras al muerte de seis israelíes. Tan sólo ha dicho que utilizará la persuasión y no la coerción para tratar con las fuerzas políticas palestinas.