Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos muertos en una protesta de radicales contra el candidato oficial a suceder a Arafat

Los comicios se celebrarán el 9 de enero, y el 'número uno' de la OLP es hasta ahora el único aspirante reconocido

El número uno de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Mahmud Abbas, ha sido nombrado hoy candidato oficial de Al Fatah en las elecciones presidenciales palestinas. Los comicios se celebrarán el 9 de enero, según ha anunciado hoy el presidente interino de la Autoridad Palestina, Rouhi Fatú. Esta tarde, dos miembros de las fuerzas de seguridad palestinas han muerto abatidos por militantes armados que la emprendieron a tiros para protestar contra la presencia de Abbas en un lugar de la ciudad de Gaza en la que los ciudadanos mostraban su dolor por la muerte de Yasir Arafat.

Los militantes palestinos, una veintena de hombres enmascarados y al parecer miembros también de Al Fatah, se acercaron a la tienda disparando al aire y gritando "¡No a Abu Mazen!" —el nombre de guerra de Abbas— cuando el líder de la OLP estaba a punto de entrar dentro. Los guardaespaldas del político palestino le metieron a empujones en la tienda y entonces se desató el tiroteo que causó las dos víctimas. Abbas, de 69 años, salió ileso del altercado.

Junto a él estaba Mohamed Dahlan, ex jefe de seguridad de Gaza y otro de los líderes palestinos que ha mostrado en el pasado sus deseos de suceder a Arafat. Los guardaespaldas que llevaba Abbas se los había proporcionado precisamente Dahlan para esta visita, según informa el diario Hareetz. Los militantes armados también gritaban contra él: "Abbas y Dahlan son agentes de los americanos". El periódico israelí señala que estos individuos estaban al mano de Musa Arafat, primo del ex presidente y figura muy controvertido del orbe de poder palestino. Sin embargo, la agencia de noticias española Efe y la cadena de televisión por satélite qatarí Al Yazira apuesta por la tesis de que fue un intento de asesinato contra Abbas.

La candidatura de Abbas ya se daba por segura, aunque también se barajaba la posibilidad de que se presentara también el secretario general de Al Fatah en Cisjordania y líder de las milicias populares Tanzim, Maruan Barguti, quien desde hace dos años se encuentra encarcelado en una prisión israelí cumpliendo una condena a perpetuidad por su supuesta complicidad con una serie de atentados suicidas en los que murieron al menos 26 personas. Si Barguti decidiera concurrir, los dos candidatos se presentarían por el partido gubernamental Al Fatah. El primero, en representación de la llamada vieja guardia, que defiende el legado de Arafat, y el segundo, liderando a aquellos que reclaman renovación y reformas.

Éstas son las segundas elecciones presidenciales que celebrarán los palestinos desde la instauración de la autonomía en 1994. Los anteriores comicios se celebraron el 20 de enero de 1996 y en ellos acudieron como candidatos Arafat y la activista Samiha Khalil, una popular asistenta social de Cisjordania, de 73 años, que fallecería tres años después de los comicios de un ataque al corazón. El triunfador de aquellos comicios fue Arafat, que logró el 88% de los votos, mientras que su oponente, sólo un 11,5%. En aquella consulta, el índice de participación fue elevadísimo: el 86%, en Gaza, y el 73%, en Cisjordania. Desde entonces, Arafat siempre se negó a convocar nuevas elecciones, alegando que el cerco israelí y los ataques continuos lo impedían.