Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel ofrece a las nuevas autoridades palestinas los primeros signos de distensión

Han cesado las redadas nocturnas y la policía palestina vuelve a ir uniformada y con armas reglamentarias - Qurei asume la jefatura del Consejo de Seguridad Nacional

Israel no ha realizado la pasada noche sus habituales redadas y operaciones en Cisjordania, según ha informado el Ejército. Sólo lo harán si reciben información sobre posibles ataques terroristas. Además, se va a autorizar a las fuerzas de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina a que vuelvan a actuar uniformados y con sus armas reglamentarias en Ramala, capital administrativa de los palestinos.

Son los primeros guiños del Gobierno de Sharon a las nuevas autoridades palestinas tras la muerte de Yasir Arafat.

La autorización para el regreso al trabajo de los policías palestinos fue adoptada, según fuentes castrenses, justo después del entierro de Arafat, el pasado viernes en la Mukata de Ramala. Se espera que ahora se aplicará el mismo criterio en otras ciudades palestinos, donde hasta ahora los agentes operan sin armas y, a veces, vestidos de civil.

Las fuerzas de seguridad israelíes han recibido también la orden de " evitar fricciones con la población y mantenerse a la defensiva", y actuar sólo si fuesen atacados.

Con todo, el estado de alerta impuesto en Cisjordania y Gaza al conocerse el deceso del presidente Arafat y hasta su tumultuoso entierro en Ramala, cuando llegó al grado máximo (el grado 4, para tiempos de guerra), seguía hoy en pie, así como el estado de sitio ordenado por las autoridades militares en esos territorios.

Más poderes para Qurei

Al tiempo, el primer ministro palestino, Ahmed Qurei, ha sido nombrado hoy jefe del Consejo de Seguridad Nacional palestino en sustitución de Arafat. La decisión ha sido tomada por el Comité Central de Al Fatal, el movimiento creado por el líder fallecido, y por el Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina durante una reunión conjunta en Ramala.

Este nombramiento permite al primer ministro concentrar, por primera vez, las competencias en seguridad, algo que había reclamado enérgicamente a Arafat.