Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Loyola de Palacio: "Espero que Castro se muera cuanto antes"

La vicepresidenta de la Comisión dice que la desaparición del dictador es la única alternativa para democratizar Cuba

La vicepresidenta de la Comisión Europea, la española Loyola de Palacio, ha dejado aparcadas las buenas maneras diplomáticas para expresar su feroz animadversión hacia Fidel Castro. Del dictador cubano, que sufrió anoche una caída en un acto con estudiantes en Santa Clara, ha dicho que le desea la muerte "cuanto antes". Esa es, según De Palacio, la única posibilidad de que la democracia llegue a Cuba. "Todos esperamos que Castro se muera cuanto antes. No digo que lo maten, digo que se muera, porque dudo que cambie mientras viva", ha confesado a un grupo de periodistas en Bruselas.

"Lo importante es que cuanto antes haya libertad en Cuba", ha argumentado la vicepresidenta. "La única solución sería un cambio de Castro, que no veo probable. Yo no le deseo la muerte a nadie, pero la única solución sería que Castro desaparezca", ha puntualizado Palacio, recién nombrada presidenta del Consejo de Política Exterior del Partido Popular en el último congreso de esta formación, celebrado a comienzos de octubre en Madrid.

"Es un dictador siniestro que tiene muchos muertos y torturados a sus espaldas, y que ha sometido a la isla a una situación imposible", ha justificado. "Se ha montado una finca para empobrecer Cuba con el sufrimiento de la gente", ha añadido.

El póster de Castro y los socialistas

Al hilo de estos pensamientos, De Palacio ha arremetido contra la política exterior del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que lidera en Europa una corriente favorable al alivio de las sanciones económicas que pesan en la actualidad sobre Cuba. Este cambio de actitud supone, según Palacio, "entrar en el juego de que hay dictaduras buenas y dictaduras malas". "Por mucho que algunos dirigentes socialistas tuvieran cuando eran jóvenes un póster de Fidel en su habitación, se equivocaron (...) Si en vez de ser una dictadura comunista fuera una dictadura fascista, seguro que no actuarían igual", ha insistido.

Por contra, la vicepresidenta de la Comisión, que abandona el cargo el 31 de octubre, ha defendido la política de su partido respecto a Cuba y el viaje infructuoso del diputado Jorge Moragas a la isla para reunirse con disidentes. En opinión de De Palacio, el PP "trabaja por la libertad y la democracia" en Cuba, si bien no ha querido pronunciarse sobre las vías para "resolver mejor" la actual situación en la isla.