Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA VIOLENCIA EN IRAK

EE UU desmiente que la policía iraquí haya tomado la mezquita de Nayaf

El Gobierno iraquí aseguró que el clérigo rebelde Al Sáder había huido del cerco

Estados Unidos ha desmentido esta tarde que la policía iraquí haya tomado el control del santuario chií, situado en la ciudad santa de Nayaf y usado como fortín desde hace días por el clérigo rebelde Múqtada al Sáder. El Gobierno iraquí había afirmado a mediodía que sus agentes habían penetrado en el recinto santo y habían detenido a 400 milicianos del líder religioso, que sin embargo no fue encontrado según esta fuente en su interior. Sin embargo, según el Pentágono prosigue el cerco y los combates alrededor del recinto santo.

Testigos en la zona han corroborado que las fuerzas estadounidenses siguen enfrentándose a tiros con supuestos milicianos del clérigo chií, al que cercan y bombardean desde hace dos semanas. Poco después de conocerse el anuncio de la toma de la mezquita, proporcionada por un portavoz del ministerio de Interior iraquí, un ayudante de Al Sáder aseguró que era falsa, aunque Estados Unidos negó entonces tener datos para afirmar una cosa u otra. A última hora de la tarde, la policía iraquí en Nayaf ha confirmado que el anuncio fue erróneo.

Se cumple hoy dos semanas del inicio de la revuelta liderada por el clérigo chií, y la situación ha llegado a un punto sin retorno que sólo aumenta minuto a minuto el número de muertos en ambos bandos. En las últimas 24 horas han fallecido al menos 77 personas. Estados Unidos ha intensificado sus bombardeos aéreos contra las posiciones de la milicia rebelde, mientras los consejeros de Al Sáder supuestamente negocian hoy con los emisarios del ayatolá Ali al Sistani para cederle el control de la mezquita.

La radiotelevisión pública británica informaba esta mañana de que los tanques estadounidenses habían penetrado en el recinto santo para rodear el mausoleo de Alí —el yerno del profeta Mahoma—. El primer ministro de Irak, Iyad Alaui, afirmaba sin embargo que no permitiría el asalto militar, y apostaba por hallar una "solución pacífica". "No vamos a atacar los templos", aseguraba Alaui a la BBC.

Los combates continúan todavía en Faluya, bombardeada durante la noche por Estados Unidos. Al menos cinco iraquíes han muerto y otros siete han resultado heridos en la incursión aérea sobre esta localidad —en la que residen unas 200.000 personas—, ubicada en el llamado triángulo suní, al oeste de la capital iraquí.