Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las familias de los rehenes italianos piden una manifestación en Roma para salvar sus vidas

Los captores exigen que la marcha se celebre antes de cinco días .-Los políticos rechazan ceder al chantaje

Las familias de los tres civiles italianos secuestrados en Irak han hecho un llamamiento a la desesperada para que Roma se eche a la calle en una multitudinaria manifestación para pedir el regreso de las tropas destacadas en el país árabe. Los captores manifestaron en un vídeo esta exigencia como condición para liberar a los italianos. Si no se realiza la marcha, los rehenes serán ejecutados antes de cinco días.

Según señalan los analistas, la fecha límite impuesta por los secuestradores coincide con el día 1 de mayo, jornada en la que estaba previsto reclamar también la salida de Irak de las tropas. Precisamente, los captores ponen a prueba a los italianos, exigiendo con su ultimátum que la manifestación se realice con anterioridad.

Cumplir con la petición de los secuestradores no es fácil. Todas las fuertas políticas italianas coinciden en señalar que no se puede ceder al chantaje de los rehenes. El vídeo, difundido ayer en un canal de televisión árabe ha conmocionado a la opinión pública de Italia, cuyos periódicos publican hoy las imágenes de los rehenes en una grabación sin fecha cierta.

Rechazo de los políticos al chantaje

Pese al rechazo de los políticos, las familias han insistido en que harán todo lo posible para salvar la vida de los secuestrados. "Ruego a todos los italianos, que siempre han mostrado su solidaridad, que vengáis a Roma en masa para manifestaros con nosotros", han sido las palabras de Francesco, el hermano de Umberto Cupertino, uno de los tres guardaespaldas secuestrados desde el pasado 12 de abril.

En la cinta, los captores hacen una referencia al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi y señalan que "sin duda alguna, es sólo un siervo de su dueño y no os presta ninguna atención". "Para nosotros estas personas detenidas son criminales de guerra y guardias privados que Berlusconi ha pagado para vigilar la seguridad de sus dueños", reza el comunicado.

Para uno de los familiares del rehén Mauricio Agliana, el vídeo difundo ayer es una mala noticia, "la peor que podía llegar", ya que se vuelve a amenazar a los secuestrados después de unas negociaciones que parecían haber concluido con éxito. Las Brigadas Verdes de Mahoma ejecutaron el 14 de marzo a Fabrizio Quattrocchi, uno de los cuatro secuestrados.