Rescatados los militares británicos atrapados en una cueva de México

El incidente provoca la irritación de la diplomacia mexicana porque el grupo había entrado al país con visado de turista

México / Madrid - 26 mar 2004 - 04:08 UTC

Seis espeleólogos británicos, cinco militares y un civil, atrapados desde hace una semana en la cueva de Alpazat, en las montañas del estado mexicano de Puebla, fueron rescatados ayer por la tarde (cerca de medianoche en España). El incidente ha provocado la irritación de la diplomacia mexicana, que ha pedido explicaciones a Londres, pues el grupo castrense había entrado al país con visado de turistas.

Más información

Fuentes de la protección civil mexicana han confirmado que durante el transcurso del día de ayer fueron rescatados Chris Mitchell, John Roe, Simon Cornell y Tobey Hamnett, Jonattan Sims y Charles Milton en perfecto estado de salud y "sin ningún problema físico". El pasado día 18 todos ellos, "presuntamente miembros del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea del Reino Unido", de acuerdo con una nota del Gobierno mexicano, se encontraban "realizando un trabajo de investigación científica" en las cavernas de San Miguel Zinacapan, en el estado de Puebla. Una subida en el nivel del agua los dejó atrapados en el interior, lo que obligó a sus compañeros que les esperaban afuera a dar la alarma.

Las operaciones para sacarlos de la cueva se retrasaron porque los militares se negaron a recibir ayuda mexicana y solicitaron el concurso de las Fuerzas Armadas del Reino Unido, lo que acrecentó los recelos. El grupo bajo tierra, según sus portavoces, no estaba en inminente peligro de perder la vida pues disponía de provisiones, aire fresco y cartas para jugar el póquer.

"¿Qué estaban haciendo?"

El rescate, efectuado por dos buzos británicos, dos mexicanos y personal de rescate de México, tomó diez horas. A la salida de la cueva, además de médicos, los esperaban agentes de migración, de la Secretaria Federal de Energía, de la Policía Judicial y de la Fiscalía. Los rescatados deberán explicar a las autoridades sus actividades. Por lo pronto, el grupo quedará a disposición del Ejército mexicano.

"Siendo militares, ¿qué estaban haciendo en ese lugar", se preguntó el presidente, Vicente Fox, que pidió a Londres explicaciones, informa Juan Jesús Aznárez desde México. La suspicacia nacional, y también la fantasía, apuestan a que los intrusos buscaban uranio, gas radón o plutonio, materiales utilizados en la fabricación de bombas. Un portavoz del ministerio de Defensa británico respondió ayer que la expedición castrense sólo pretendía entrenarse: "Es el tipo de cosas que permiten ganar una guerra", declaró el comandante Gordon Mackenzie al periódico Daily Express.

Irritación diplomática

La Cancillería manifiesta en su comunicado su "profunda preocupación" por el hecho de que el grupo ingresara en las cuevas sin permiso de las autoridades para llevar a cabo su actividad científica, "tal y como dictan las leyes mexicanas y como se ha procedido normalmente para la realización de este tipo de investigaciones". El Ministerio de Asuntos Exteriores ya ha enviado una carta al Gobierno británico pidiendo explicaciones, según informa la agencia Europa Press.

Lo más visto en...

Top 50