Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Eurocámara revisará sus medidas de seguridad tras recibir ayer más cartas incendiarias

España, Grecia, Holanda, Alemania, Francia, Bélgica e Italia crean un grupo de expertos para analizar "el fenómeno del anarco-insurreccionismo"

El Parlamento Europeo va a abrir una investigación sobre sus sistemas de seguridad después de que tres eurodiputados recibieran ayer cartas incendiarias. Dos llegaron a la sede del Europarlamento en Bruselas y otra a Manchester, pero no hubo que lamentar daños personales ni materiales. Además, se ha creado un grupo de investigación, formado por varios países europeos y liderado por Italia, que se encargará de estudiar estos envíos, atribuidos a grupos anarquistas.

Con estos tres envíos ya son siete las cartas explosivas que han recibido autoridades comunitarias en diez días, a pesar de la decisión tomadapor la Fiscalía de Bolonia -de donde proceden todos estos envíos- de bloquear todos los paquetes remitidos desde esta ciudad italiana a las instituciones comunitarias. A la espera de las conclusiones del estudio, la seguridad se va a extremar a partir de hoy, porque vuelven al trabajo todos los parlamentarios tras las vacaciones de Navidad. Para evitar que algún incauto abra una carta incendiaria que haya podido eludir los controles, en todos los ascensores de la Eurocámara se ha colocado un texto de advertencia, que recuerda las razones por las que hay que extremar las precauciones y las características de los envíos: sobres marrones del tamaño de una cinta de vídeo, sin remitente y con matasellos de Bolonia.

El vicepresidente de la Cámara de Bruselas Alejo Vidal-Quadras ha señalado en este sentido que la Eurocámara aprovechará estos sucesos para "mejorar todavía más" la seguridad y poner en marcha un dispositivo especial que controle el ingente correo que, a diario, llega al Parlamento europeo. "En los últimos años hemos procurado mejorar este punto y se ha conseguido que el nivel de seguridad sea bastante mejor que el que había hace unos años, desde el control de visitas hasta instalación de detectores de metales en las entradas, vigilancia del parking y control del correo. En cualquier caso, a partir de estos ataques no cabe duda de que tenemos que mejorar la seguridad y, en particular, el control del correo y paquetes postales", ha señalado Vidal-Quadras. En su opinión, la Eurocámara era en sus primeros años una institución "un poco ingenua" en materia de seguridad y parecía una "casa de puertas abiertas".

"Preocupación" entre los eurodiputados

En cuanto a las nuevas medidas, ha reclamado un incremento de la seguridad en el exterior de la sede con patrullas de vigilancia que "deberían corresponder a la Policía de Bélgica", tal y como ocurre en Estrasburgo con la Gerdarmería francesa. "Es indignante que no hayan puesto esas patrullas en las calles adyacentes", ha protestado Vidal-Quadras. "El ministro del Interior belga ha dicho que carece de efectivos. Espero que a partir de estos incidentes el primer ministro belga disponga de un par de docenas de policías". Además, Vidal-Quadras ha reconocido que, entre los eurodiputados, existe un clima de "preocupación" porque las instituciones comunitarias no habían sufrido hasta el momento ningún ataque o amenaza terrorista. "Es una cosa muy extraña", ha agregado.

Además del conciencudo análisis de los sistemas de seguridad, que ya fueron reforzados tras el ataque al presidente del Parlamento, Romano Prodi, el pasado 27 de diciembre, se ha creado una Task Force para analizar el nuevo fenómeno del terrorismo de raíz anarquista. La medida se acordó ayer en Roma, durante una reunión entre varios expertos europeos en antiterrorismo y los máximos dirigentes de la Europol. El grupo de investigación estará formado por expertos de antiterrorismo de España, Grecia, Holanda, Alemania, Francia, Bélgica e Italia, que según los investigadores son los países donde se mueven los grupos anarco-insurgentes, y un miembro del Europol.

La Task Force se encargará de analizar durante dos meses "el fenómeno del anarco-insurreccionismo" en todas sus expresiones, las personas que puedan estar implicadas y las medidas adoptadas para frenarlos. De este examen "saldrán los elementos para que la policía de cada país pueda actuar de acuerdo con las autoridades judiciales nacionales y del Eurojust", señala el comunicado emitido tras la reunión.