Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 38 muertos y decenas de heridos en el incendio de un tren en el noroeste de India

La compañía descarta un atentado mientras los testigos aseguran que el fuego se originó por un cortocircuito

Al menos 38 personas han muerto y decenas han resultado heridas en el incendio de tres vagones de un tren de pasajeros cerca de la ciudad india de Ludhiana, en el Estado norteño de Punyab, según han informado fuentes oficiales y numerosos testigos.

El accidente ha sucedido las 5.45 hora local (las 0.15 en la España peninsular) cuando el tren Frontier Mail, que había salido de la ciudad costera occidental de Bombay y se dirigía a la población de Amristar, acababa de pasar la estación de Ladhowal, en el estado noroccidental del Punjab y a unos 350 kilómetros al norte de Nueva Delhi, la capital india.

Al parecer, el fuego ha comenzado a propagarse desde los baños de un vagón y, según un funcionario de ferrocarriles, ha afectado a cuatro vagones de coche-cama de la parte trasera del tren. Tan sólo de uno de ellos se han recuperado 35 cadáveres. "Ahora nos ocuparemos de los demás vagones", ha comentado el funcionario, que ha expresado el temor de que el número de víctimas mortales pueda ascender a 50. Entre las víctimas se encuentran numerosas mujeres y niños que fueron sorprendidos por las llamas mientras dormían, según ha indicado un director de la división comercial de la red de trenes a la agencia india PTI.

Un cortocircuito eléctrico

Por el momento, que se desconocen las causas del incendio, pero un portavoz de la compañía de ferrocarriles ha informado desde la capital que no hay ningún indicio de que haya sido un atentado, al tiempo que ha señalado a "las chispas de un cortocircuito eléctrico" como la causa más probable del incendio, versión también señalada por varios pasajeros del tren que han logrado salvarse.

Las imágenes que llegan del lugar del sinistro son dantescas y las llamas podrían verse a una distancia de 4 ó 5 kilómetros. Los cuerpos calcinados yacen junto a los vagones arrasados, mientras los equipos de rescate, que han acudido desde las localidades vecinas, han trasladado a una veintena de heridos a hospitales de la ciudad de Ludhiana, a unos siete kilómetros del accidente. Las autoridades han establecido un centro de seguimiento del accidente en Ambala, Saharampur y Jagadhari, mientras los servicios de ferrocarril de Amritsar, que lleva a la frontera paquistaní en el Punjab, han sufrido fuertes retrasos.

Con más de 100.000 kilómetros de vía férrea, India tiene una de las redes de ferrocarriles más grandes del mundo y registra también un elevado número de accidentes, la mayoría a causa de errores humanos y del deterioro de la infraestructura, que no se ha renovado en muchas décadas. En este sentido, las autoridades indias anunciaron el mes pasado un plan para mejorar la red. Los trenes indios traslan a 13 millones de pasajeros al día.