Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel rechaza un Estado palestino independiente pese al relevo de Arafat

El periódico 'Haaretz' publica hoy la respuesta al plan de paz para Oriente Próximo de EE UU, la ONU, la UE y Rusia

Cualquier mención a un estado palestino "independiente" ha sido eliminada de la respuesta israelí al plan de paz, la hoja de ruta, elaborado por el denominado Cuarteto para Oriente Próximo (Estados Unidos, la Unión Europea, Naciones Unidas y Rusia) y que debería llevar a la creación de un Estado palestino en 2005, según informa hoy el diario israelí Haaretz en su edición electrónica.

El texto que hoy publica el diario israelí ha sido elaborado por un equipo interministerial y modifica muchos de los aspectos del plan de paz. Además, en varias ocasiones, insiste en que las promesas y declaraciones de los palestinos no merecen confianza, especialmente en materia de seguridad. Los equipos jurídicos del Gobierno de Ariel Sharon llevan meses sugiriendo enmiendas a la hoja de ruta que, según anunció el viernes el presidente de EE UU, George W. Bush, será hecha pública cuando Abu Mazen sea nombrado primer ministro de la Autoridad Palestina (AP), cargo de nueva creación con el que se recortan los poderes de Yasir Arafat.

Al referirse a un futuro Estado palestino, con fronteras aún no fijadas, se sustituye el término "independiente" por la fórmula "con ciertos atributos de soberanía". Según oficiales israelíes citados por el diario, el término "independiente" necesita clasificación, y señalan que también fue omitido en el discurso del presidente estadounidense del 24 de junio de 2002, en el que se basó la hoja de ruta.

Israel también presenta duras condiciones para pasar de la primera fase del plan, que se concentraba en el alto el fuego, las reformas en el seno de la autoridad palestina y una retirada gradual de los territorios ocupados por el Ejército israelí desde el comienzo de la Intifada. Según el documento israelí, los avances estarán "condicionados por el completo cese de la violencia y el terrorismo, el completo desarme de las organizaciones terroristas, así como de sus capacidades e infraestructuras y de su completa colección de armas ilegales y la emergencia de un liderazgo (palestino) nuevo y diferente".

El documento israelí también rechaza la petición de una retirada inmediata de los puestos avanzados establecidos en los territorios palestinos durante el Gobierno de Ariel Sharon. El Gobierno, según este texto, se limitará a "endurecer la ley en relación con estos puestos avanzados".

Parar los asentamientos

Por otro lado, por primera vez, en este documento Israel se plantea las condiciones por las que aceptará detener los asentamientos, después de que vuelva la calma en materia de seguridad de un modo "continuo y completo". Israel niega que la definición de congelamiento de los asentamientos se refiera también al crecimiento natural de los mismos, y rechaza una retirada de Cisjordania así como la eliminación de las colonias, durante la fase de fronteras temporales. El futuro de los asentamientos sólo quedará decidido a través de un acuerdo final, y sólo cuando "esto sea posible" se otorgará una continuidad territorial al futuro Estado palestino, según este documento.